¿Cuándo no se puede dar el pecho al bebé?

La lactancia materna es, sin duda, el mejor alimento posible para un bebé, como mínimo, hasta los 6 meses de vida. No obstante, hay algunas situaciones que hacen desaconsejable dar el pecho al bebé. Te contamos cuáles son:


Normalmente, no se puede dar el pecho al bebé cuando aparecen ciertas enfermedades que pueden hacerlo incompatible o que pueden afectar al bebé o a la mamá. Estas son las principales:

Enfermedades de la mamá:

- VIH: aunque el virus no tiene por qué pasar al bebé a través de la leche, puede pasar, por lo que es mejor no dar el pecho.

- Si la madre está tomando ciertos medicamentos que pueden pasar al bebé a través de la leche como aquellos que contengan yodo, antirretrovirales, radioterapia o quimioterapia, etc.


- Herpes contagioso en el pezón.

- Tuberculosis activa no tratada.

En algunos casos la lactancia materna se puede retomar si la causa desaparece, aunque muchas de estas condiciones son crónicas.

Enfermedades del bebé:

- Galactosemia: una enfermedad enzimática hereditaria bastante extraña que provoca que el bebé no pueda descomponer el azúcar simple galactosa, presente en la leche materna, por lo que se le debe alimentar con leche de soja o libre de lactosa.

- Enfermedad de la orina con olor a jarabe de arce: una enfermedad metabólica que provoca la imposibilidad de metabolizar los aminoácidos leucina, isoleucina y valina.

- Fenilcetonuria: los bebés que la padecen carecen de la enzima fenilalanina hidroxilasa, necesaria para descomponer el aminoácido esencial fenilalanina, que se encuentra en todos aquellos alimentos que contengan proteínas.