Consejos para viajar en avión con bebés

Los viajes en avión con un bebé pueden resultar un poco estresantes, pero todo puede salir de maravilla si vais bien preparados.


Si vas a viajar con tu bebé en avión, sobre todo si es un viaje de más de 2 horas, es probable que te dé un poco de miedo que el bebé se pase el rato llorando o que esté incómodo y el viaje se haga eterno.

Pero no tiene por qué pasar, puede ser un viaje perfecto si sigues estos consejos:

- Si tu hijo tiene menos de 2 años, no paga asiento y va sentado con sus padres.

- Recuerda que las familias con niños pequeños tienen preferencia a la hora de embarcar, no hace falta que esperéis toda la cola.

- Al comprar los asientos, elige uno que dé al pasillo para que podáis salir fácilmente al baño o pasear un poco por el pasillo del mismo.

- En muchas compañías, si lo pides con antelación, te pueden proporcionar una cunita para que vaya más cómodo.

- Debes llevar contigo todo lo que puedas necesitar durante el viaje, como el biberón del agua, la comida, el chupete, pañales y toallitas, ropa para cambiarle por si se mancha, su peluche o muñeco favorito, una mantita por si hace frío, etc.

- Si necesitas que te caliente el biberón o la comida, el personal de vuelo lo hará sin problemas.

- Vístele con ropa cómoda. Si viajáis de noche, puedes incluso llevarle en pijama para que esté más a gusto y se duerma fácilmente.

- Para evitar el aerotitus o dolor de oídos provocado por el cambio de presión al despegar y al aterrizar, puedes ofrecerle el pecho o el biberón con agua.