CURIOSIDADES
20 de noviembre, Día Universal del Niño

Desde 1959 se celebra el 20 de noviembre el Día Universal del Niño, una celebración que sirve para poner el foco en los niños, las víctimas más inocentes de muchos conflictos y problemas como el hambre, las guerras, el trabajo infantil, etc. Por medio de este día, se busca velar por sus derechos y mejorar la situación de los más desfavorecidos.

Durante milenios los niños han sido considerados unos ciudadanos de segunda, pero en el siglo XX, tras los horrores de la I Guerra Mundial, la organización Save the Children advirtió la necesidad de proteger especialmente a niñas y niños en situaciones de conflicto, ya que son los que más salen perdiendo. En 1923, la Alianza Internacional Save the Children emitió la primera Declaración de los Derechos del Niño, que fue enviada a la Sociedad de Naciones. Tras la II Guerra Mundial, la ya Organización de las Naciones Unidas adoptó esta declaración que contenía solo 5 puntos básicos:

1- El niño debe poder desarrollarse a nivel material y espiritual sin obstáculos.

2- El niño hambriento debe ser alimentado; el niño debe ser atendido; el deficiente debe ser ayudado; el desadaptado debe ser reeducado; el huérfano y abandonado debe ser recogido.

3- En caso de catástrofe, el niño debe ser el primero en recibir socorro.

4- Se debe ayudar al niño a prepararse para ganarse la vida y debe ser protegido de cualquier explotación.

5- El niño debe ser educado.

Esta declaración no era legamente vinculante, por lo que era ineficaz. Así que diez años después, se aprobó el texto de la Convención sobre los Derechos del Niño, el 20 de noviembre de 1989, cuyo cumplimiento es obligatorio para todos los países que la han firmado. Ratificado por 195 estados, busca preservar los derechos de todos los niños y niñas y mejorar su vida nazcan donde nazcan. Esta Convención está formada por 54 artículos que recogen los derechos básicos de los niños y las niñas, como el derecho a la vida, a la supervivencia y el desarrollo, a la educación, a la no discriminación por sexo ni edad, a la familia, etc.

Lamentablemente, a pesar de las buenas intenciones, lo cierto es que son millones los niños que pasan hambre, no reciben educación, son explotados laboral o sexualmente, víctimas de guerras, conflictos y agresiones, etc. Por eso, es importante celebrar el Día del Niño y tomar conciencia de todos los problemas para conseguir que esta situación acabe. Enseña a tus hijos que no todos los niños son tan afortunados como ellos y colaborad en cualquier empresa, proyecto, ONG o actividad que ayude a mejorar la vida de los niños desafortunados.