CUIDADOS DEL PEQUE
Acuesta tu bebé sin complicaciones

Para que tu bebé se pueda ir a dormir sin complicaciones, lo más importante es establecer una rutina gracias a la cual el bebé pueda establecer un patrón de sueño.

Trata de hacer diariamente las mismas cosas en relación al sueño y mantén los mismos horarios. Por ejemplo, primero el baño, luego la cena, luego un cuento o un juego tranquilo y a la cama…

Antes de acostarlo, siéntate con el bebé en un lugar tranquilo y en penumbra durante unos minutos. Y ya estando adormilado, pero despierto, acuéstalo en su cuna. Es muy importante que lo acuestes estando aún despierto, para que él ubique en dónde está y no se asuste si se despierta de noche. Si se queda dormido en un lugar y despierta en otro se puede asustar.

Intenta que tu bebé no se canse demasiado o se exalte antes de dormir, porque se pondrá nervioso y le costará todavía más dormirse.

Trata de que la habitación del bebé tenga una temperatura agradable, pero si no estás muy segura coloca un termómetro ambiental. La temperatura ideal debe situarse entre los 16 y los 20 ºC.