SALUD Y BIENESTAR
Alergia al huevo

El huevo es uno de los alimentos más alérgenicos entre los niños españoles. Los síntomas aparecen tras su ingesta o, simplemente, por el contacto con la piel de forma directa o indirecta. Lo bueno es que esta alergia se puede superara gracias a la terapia de Inducción Oral a la Tolerancia al Huevo (ITO).

La alergia al huevo afecta a un 2,5% de niños menores de 2 años en España, es el alimento que más alergias causa en este país.

 

Generalmente los síntomas alérgicos aparecen tras ingerir huevo o cualquier otro alimento con trazas del mismo, aunque también pueden aparecer tras tocarlo directa o indirectamente (incluso tras la exposición a las partículas volátiles del huevo batido).

 

Estos síntomas son similares a los de cualquier otra reacción alérgica: dolor abdominal, náuseas, vómitos, eritema, prurito, urticaria, disnea y anafilaxia.

 

Esta alergia se manifiesta generalmente antes de los 2 años, aunque puede aparecer más tarde. Una vez el pediatra confirma que el niño padece alergia al huevo, los padres deberán evitar cualquier contacto directo o indirecto con el huevo y con alimentos que puedan contener trazas del mismo (incluso algunas vacunas contienen trazas de este alimento).

 

La buena noticia para las familias con algún miembro alérgico al huevo es que esta alergia se puede superar gracias a la Terapia de Inducción Oral a la Tolerancia al Huevo (ITO), que consiste en la ingesta creciente de manera progresiva de proteínas de este alimento, supervisado por un profesional.

 

Gracias a esta terapia se puede conseguir una tolerancia parcial o total al huevo y sus proteínas, lo que mejorará la calidad de vida del pequeño y de su familia.