SALUD Y BIENESTAR
Amigdalitis

Las amígdalas son ganglios linfáticos que se encuentran en la parte posterior de la boca y en la parte de arriba de la garganta. Normalmente ayudan a eliminar las bacterias y otros microorganismos para prevenir infecciones en el cuerpo.

Las amígdalas pueden llegar a estar tan inundadas por infecciones bacterianas o virales que se hinchan e inflaman, causando amigdalitis.

La amigdalitis es extremadamente común, sobre todo en los niños, que deben guardar reposo para permitir que el organismo se recupere. El consumo de líquidos, sobre todo tibios (no calientes), templados y muy fríos pueden aliviar la garganta. Asimismo, se recomienda hacer gárgaras con agua tibia con sal o chupar pastillas (que contengan benzocaína o ingredientes similares) para reducir el dolor, pero siempre hay que consultar al médico.

Los síntomas de la amigdalitis tienden a mejorar a los dos o tres días de iniciado el tratamiento y, por lo general, la infección está curada para entonces, aunque se puede necesitar más de un tratamiento completo de antibióticos.

Las complicaciones de una amigdalitis por estreptococos no tratada pueden ser graves. Se puede recomendar una amigdalectomía (extirpar las amígdalas mediante cirugía) si la amigdalitis es severa, recurrente o no responde a los antibióticos.