SALUD Y BIENESTAR
Apetito y enfermedad

Cuando tu hijo está enfermo, es probable que no quiera comer tanto como antes. Una disminución del apetito es normal con casi todas las enfermedades leves. Esto no hace daño. El hecho de que tu hijo coma mucho o poco no determina la gravedad ni la causa de la enfermedad.

Temporalmente, deja que tu hijo elija lo que quiere comer. Por lo general, los niños con menos apetito siguen tomando suficientes líquidos. Pero, si la falta de apetito dura más de una semana y tu hijo no está tomando suficientes líquidos, llama al pediatra. De lo contrario, ten paciencia, porque en cuanto mejore recuperará el apetito.

Llama inmediatamente al médico si:

– Tu hijo no ha orinado durante más de 8 horas.

– Tu hijo parece estar muy enfermo.