APRENDE A INTERPRETARLOS
Beneficios de las mascotas para el desarrollo de los niños
Beneficios mascotas

¿Tienes un perro o un gato en casa y te preocupa cómo puede afectar a tu bebé? ¿Estás pensando en adoptar una mascota pero no sabes si será bueno o no para tu hijo? No lo dudes, las mascotas son muy beneficiosas para el desarrollo social y emocional del pequeño.

Tener una mascota en casa, especialmente un perro o un gato ya que son los animales con los que más se interactúa y a los que más hay que cuidar, presenta muchos beneficios para el desarrollo del niño:

1- Mayor responsabilidad. Los niños que crecen con una mascota son más responsables ya que aprenden desde pequeños a cuidarla y a estar pendientes de sus necesidades.

2- Más autoestima. La relación que se establece entre el niño y la mascota beneficia la autoestima del pequeño. Además, al llevar a cabo diversas tareas encargadas por sus padres para cuidar del animal, se siente autorrealizado y siente una sensación de logro que le ayuda a sentirse independiente y competente. Es especialmente bueno para niños con baja autoestima.

3- Pasan más tiempo con sus padres. La presencia de la mascota potencia más actividades en familia, ya sean de juego (como salir a pasear al perro o jugar con el gato) o de cuidado (darle de comer, sacarlo a la calle, llevarlo al veterinario).

4- Potencian su lenguaje y su vocabulario al hablar con el animal. El tener mascotas facilita la adquisición del lenguaje y mejora las habilidades verbales de los niños.

5- Desarrollan la inteligencia emocional, especialmente habilidades como la compasión o la empatía al preocuparse de cuidar y alimentar a la mascota. Así, un estudio afirma que los niños de entre 3 y 6 años que tienen mascota son más empáticos con otras personas que los que ni la tienen.

6- Les ayuda a entender el ciclo de la vida y de la muerte de manera sencilla y sin traumas.

7- Refuerzan el desarrollo cognitivo y ayudan a controlar el estrés y la ansiedad. Esa relación tan especial que se crea entre la mascota y el niño, que se convierte en su amigo, le ayuda a liberar el estrés en situaciones negativas como una enfermedad o un castigo. Las mascotas proporcionan mucho cariño y apoyo social, convirtiéndose en “paño de lágrimas” de los niños. Además, ayudan a que el niño se sienta aceptado y querido.