CURIOSIDADES
Beneficios de quedarse embarazada en primavera

¿Cuándo es mejor quedarse embarazada? ¿En verano? ¿En invierno? ¿O en primavera? Veamos los beneficios que puede tener esta última opción.

Son muchas las parejas que planifican el momento de quedarse embarazados, no solo cuándo empezar, sino en qué momento intentar conseguir la concepción para que el niño nazca en verano o en invierno, según nos parezca mejor. Y, aunque no todas las parejas consiguen un embarazo a la primera o la segunda, sí que hay muchas que lo logran. En ese caso, puede que te estés planteando quedarte embarazada en primavera, o incluso que ya lo estés y te hayas quedado encinta en esta estación del año. En ese caso, seguro que te gustará saber que quedarse embarazada en primavera presenta una serie de beneficios:

1- Reducir la inflamación del tercer trimestre. Durante el embarazo, el aumento del volumen de sangre, los cambios hormonales y la subida de peso hace que la retención de líquidos sea habitual, lo que, en los últimos meses, provoca edemas, hinchazón de las extremidades, molestias… Pero esta hinchazón se ve agravada en verano y disminuye si tu tercer trimestre tiene lugar a finales del invierno.

2- Disfrutar del verano. Si llegan las vacaciones de verano y estás a punto de dar a luz, no podrás viajar mucho del periodo estival y solo estarás deseando que tu pequeño nazca. Pero si te quedas embarazada en primavera, el verano llegará cuando haya pasado lo peor del primer trimestre (riesgo de aborto, náuseas…), por lo que podrás viajar y disfrutar mucho más de tus vacaciones veraniegas.

3- Comer más sano. Generalmente, en primavera y verano, debido al calor, optamos por alimentos más sanos y de temporada como frutas, ensaladas, verduras… lo que favorece una dieta equilibrada y sana rica en todos los nutrientes que necesita el feto en desarrollo.

4- Recibir más vitamina D. Esta vitamina es esencial para asegurar el crecimiento óseo del feto, pero también para evitar la osteoporosis en la madre, por lo que es fundamental contar con las cantidades diarias suficientes en la gestación. Una forma de sintetizarla es a través de los rayos solares, por lo que, si te quedas embarazada en primavera, tendrás muchos meses por delante de sol para que no te falte vitamina D. Recuerda, no obstante, protegerte siempre del sol con una crema de protección adecuada, gorro de ala ancha y gafas de sol y nunca excederte en las horas de sol.

5- Tu hijo será más alegre. Según diversos estudios, los niños nacidos en invierno se comportan mejor y tienen un carácter menos irritable y más feliz toda su vida.

Así que ya sabes… ¡todo son ventajas!