SALUD Y BIENESTAR
Cómo enseñarle higiene personal

Los niños lo suelen considerar un incordio y no le dan la importancia que tiene, pero el aseo e higiene personal es un hábito indispensable de salud y desarrollo. Cuanto antes empieces a enseñárselo y fomentarlo, mejor.

 

La actitud cambia a medida que llegan y van pasando por la adolescencia, pero hasta entonces, los niños suelen considerar que lavarse los dientes, ducharse a diario o lavarse las manos es una molestia de la que no entienden su utilidad. Por eso, debes reforzar desde que son pequeños que interioricen este tipo de hábitos, básicos para una buena salud, la prevención de enfermedades o el buen estado de su piel, dientes y salud general.

 

El primer hábito al que debes prestar atención es el lavado de manos. Esta simple acción previene más de 200 enfermedades comunes como la gripe, diarrea, gastroenteritis…Recuérdale que debe lavarse las manos antes de comer, después de jugar en el parque o en el recreo, y después de usar el baño. Y el mejor método: agua y jabón, frotando bien.

 

Para otros hábitos como la ducha, lavarse los dientes o la cara, la mejor técnica es establecer una rutina. Lavarse los dientes después de comer, lavarse la cara nada más salir de la cama y ducharse antes de ponerse el pijama. Así le será más fácil llevarlos a cabo.

 

Además, no te olvides de la ropa y los zapatos. Insiste en que lleve la ropa después del día a la cesta de la colada y que airee sus zapatos de vez en cuando.