ALIMENTACIÓN
¿Cómo extraer la leche materna?

Aprender a extraerse la leche materna facilita la libertad de la madre ya que puede sacarse las tomas necesarias si tiene que irse de viaje, a trabajar, etc. Así, podrás continuar dando el pecho a tu hijo aunque tengas que reincorporarte al trabajo, ya que la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses es el mejor alimento posible para tu bebé.

 

Existen muchos motivos por los que resulta necesario extraerse la leche para poder continuar con la lactancia materna:

 

– La vuelta al trabajo tras la baja maternal de 16 semanas

 

– Una enfermedad que obligue a tomarse algún fármaco que no sea compatible con la lactancia

 

– Si tienes los pechos muy llenos

 

– Si tienes que irte un día fuera y necesitas que otra persona alimente a tu bebé

 

– Si estás muy cansada, permite al padre darle alguna toma con la leche extraída

 

¿Cómo hacerlo?

 

Hay dos maneras principalmente, a mano o con un extractor de leche.

 

1- A mano: lávate bien las manos antes de empezar. Masajea los pechos, empezando por las costillas y subiendo lentamente hasta las areolas, pasando por todo el seno. Presiona bien los conductos de leche que hay detrás del pezón. Extrae la leche que salga y recógela en un recipiente apto para conservarla en la nevera o el congelador, según cuando vayas a usarla.

 

2 – Con extractor: el sacaleches o extractor puede ser manual o eléctrico. Los eléctricos son más rápidos, aunque también un poco más caros. Lo importante es que elijas uno que se adapte a tu seno y te resulte fácil y cómodo de usar.

 

La frecuencia y la cantidad de la leche que te extraigas dependerá de para qué la necesites. Pero debes seguir alternando con la lactancia materna directa para que el bebé no se acostumbre demasiado a las tetinas y los biberones, que resultan más sencillos.