APRENDE A INTERPRETARLOS
¿Cómo funciona la memoria de un bebé?

Cuando miramos a un bebé que todavía no sabe hablar, todos nos preguntamos ¿en qué estará pensando?, ¿tiene memoria?, ¿tiene recuerdos?

 

Aunque nos parezca que los bebés no tienen memoria y no son capaces de recordar nada hasta que tienen unos cuantos meses, los cierto es que desde que nacen, e incluso antes, son capaces de recordar ciertos sonidos, imágenes, etc. Así, desde el último trimestre de gestación los bebés comienzan a desarrollar su memoria y, por eso, son capaces de reconocer la voz de su mamá cuando nacen o de recordar las canciones que le has estado cantando mientras estaba dentro.

 

Eso sí, esta primera memoria es limitada, es lo que los investigadores del cerebro llaman la “memoria útil” ya que sirve para que el bebé sobreviva y se adapte más fácilmente al nuevo medio. Es una memora de corta duración e inconsciente que mes a mes va desarrollándose y volviéndose más compleja y avanzada.

 

Cada vez puede almacenar más recuerdos. A los 3 meses puede recordar fotos o juguetes que ha visto de uno a seis días antes; y conoce sus rutinas y sabe qué va después del baño. Hacia los 6 meses conoce a todos sus familiares cercanos. A los 9 meses sabe dónde están sus juguetes y dónde buscarlos. Hacia los 16 meses comienza a desarrollar la memoria a largo plazos de eventos y actividades realizadas.

 

No obstante, no será hasta los 3 o 4 años cuando el niño sea capaz de conservar sus recuerdos de esa época hasta la edad adulta. La mayoría de recuerdos anteriores, exceptuando alguna experiencia traumática o muy intensa, se pierden por lo que se conoce como “amnesia infantil”, es decir, la incapacidad de recordar nada vivido antes de los 3 años.

 

Esta amnesia no se sabe muy por qué se produce pero se piensa que se debe a dos causas, la ausencia de lenguaje hasta esa edad y el desarrollo de nuevas neuronas durante esa edad.

 

Foto: Created by V.ivash – Freepik.com