CUIDADOS DEL PEQUE
¿Cómo limpiarle los dientes al bebé?

Al igual que los adultos se cepillan los dientes diariamente, los bebés también deberían hacerlo según les sale su primer diente de leche. Al principio tendrán que hacer la limpieza los papás pero con 3 o 4 años ya podrán hacerlo ellos solitos.

 

Los expertos en odontología recomiendan empezar con la higiene oral en los niños una vez les ha salido su primer diente de leche, es decir, entre el 3º y 7º mes.

 

Una buena limpieza de la boca es fundamental para prevenir las caries y para inculcar unos buenos hábitos de limpieza de cara a cuando los pequeños sean mayores. Muchos padres opinan que limpiar los dientes de leche no tiene importancia porque al fin y al cabo se terminarán cayendo, pero esto es un error ya que la limpieza es fundamental desde el primer momento. Los niños son muy propensos a tener caries porque comen más veces al día que los adultos y aún no saben llevar la higiene adecuada; y las caries en los dientes de leche pueden afectar a la salida de los futuros dientes, a los nervios o a las encías.

 

Desde que sale el primer diente hasta aproximadamente el año de edad, la limpieza de la boca la deben realizar los padres usando una gasita húmeda o un dedal de silicona que pasarán por las encías. Aún es pronto para usar dentífrico porque podrían tragárselo y los cepillos de dientes pueden hacerles daño en sus delicadas encías. La limpieza debe realizarse dos veces al día, después del desayuno y de la cena.

 

¿Cómo limpiamos los dientes al bebé?

 

Entre el año y los dos años de edad ya se puede empezar a usar cepillo de dientes con cerdas muy flexibles especiales para bebés. La limpieza debe ser solo con agua todavía.

 

A partir de los 2 años se pueden empezar a lavar los dientes con un cepillo específico y una pasta de dientes sin flúor que no sea perjudicial en caso de que se la traguen de manera puntual. Gracias a la evolución de sus habilidades manuales, los niños ya podrán empezar a la lavarse los dientes ellos solitos aunque aún será necesaria la supervisión de los padres.

 

Entre los 3 y 4 años los pequeños ya deberían saber limpiarse la boca de manera correcta y tener asimilados ciertos hábitos de higiene bucal aunque los padres deberían seguir atentos por si saltan el cepillado o no lo hacen como deberían.

 

Es importante ir cambiando el cepillo según el pequeño va pasando por las diferentes etapas y a partir de los 8 años se debe empezar a usar pasta de dientes con flúor.

 

Igual de importante que lavarse los dientes es acudir al odontólogo infantil. La primera visita debe hacer cuando empiezan a salir los primeros dientes para que evalúe si todo evoluciona como debería y para recomendar a los padres ciertos hábitos en función de la historia clínica familiar (en caso de que los padres sean propensos a tener caries, puede que el pequeño deba empezar con el dentífrico antes). Las revisiones se deben hacer cada 6 o 12 meses y en caso de infección o caries, acudir lo antes posible para que el problema no evolucione.