SALUD Y BIENESTAR
¿Cómo saber cuándo debo llamo al médico?

Desafortunadamente, todos los bebés enferman en algún momento. Puedes hacer todo lo correcto: amamantamiento, vacunas, evitar el contacto con personas enfermas o con fumadores, ¡pero los bebés y niños se ponen malos de vez en cuando!

Por ejemplo, es bastante normal que un niño tenga hasta ¡ocho resfriados por año! De todos modos, lo más preocupante es no saber cuán enfermo está tu bebé, o si necesita tratamiento. Recuerda, tú conoces a tu bebé mejor que nadie. Tú estás al tanto de sus patrones de alimentación, sueño, juego y sus reacciones a los estímulos. Todo esto es crucial en la evaluación de su estado general de salud, y por lo tanto sabrás instintivamente cuándo tu bebé no sea el de siempre y algo esté mal. Confía en tu intuición, y si te preocupas contacta a tu pediatra de cabecera.

Algunos ejemplos de cuándo ir al pediatra:

– Llanto inusual: Si tu bebé comienza repentinamente a llorar más de lo habitual o no puedes consolarlo de la manera habitual, o si su llanto es muy débil o muy estridente, entonces puede estar enfermo.

– Vómitos: Los bebés regurgitan a menudo una pequeña cantidad de sus comidas, pero si la cantidad aumenta o tu bebé vomita con fuerza o el vómito tiene un color raro, deberías llamar al médico.

– Temperamento: Si tu bebé parece triste y no llora, está inusualmente inactivo y es difícil despertarlo de su sueño, contacta al pediatra.

– Apetito: Un bebé que se estaba alimentando bien, pero comienza a cansarse rápidamente de chupar, o pierde interés en tomar el pecho o alimentarse, entonces puede estar enfermo.

– Dificultades respiratorias: Si la respiración de tu bebé es trabajosa, o si está teniendo cualquier problema para respirar, contacta al doctor.

-No tiene deposiciones.

-Tiene la piel amarillenta.

-Tiene diarrea.

-Tiene una temperatura de más de 38 °C (en las axilas).

-Moja menos de cuatro pañales en 24 horas.