APRENDE A INTERPRETARLOS
¿Cómo va aprendiendo los colores?

A los dos meses, los bebés ya pueden distinguir los colores sin problema. Sin embargo, enseñarles a nombrarlos y a distinguir un color por su nombre es un aprendizaje que lleva mucho más tiempo.

 

Es probable que cuando tu hijo tiene dos años sepa ya los colores. Sepa decir la palabra “rojo” o “azul”, pero es probable que si le presentas una serie de objetos de diferentes colores y le pides que te señale el azul, luego el morado, luego el naranja, luego el rojo…En algún punto se confunda o dude.

 

Esto no quiere decir que tu hijo sea daltónico, sino que tiene más que ver con la relación entre la palabra y el concepto. Entiende qué es rojo, pero le puede costar determinar cuál de esos objetos que tiene delante se adscribe al rojo. Especialmente cuanto mayor es la presencia de colores. Por eso, no te preocupes si tu hijo sigue teniendo dudas con los colores a los seis años. Es normal.

 

¿Cómo puedes enseñar los colores a tu hijo?

 

Uno de los primeros consejos que puedes seguir es presentar una variedad limitada de colores para que pueda ir asentando mejor cómo diferenciar, por ejemplo, el rojo del azul o del verde. Los colores intensos y primarios son los mejores para que vayas enseñándole los colores, sus nombres y a distinguirlos.

 

Además, intenta mencionar frecuentemente los colores. Cuando estéis jugando repítele que esa pelota es amarilla, o que la cuchara es verde. También puedes aprovechar la comida para nombrar colores, por ejemplo, con las frutas, y decir con él que la manzana es roja, el plátano amarillo…etc. Ve poco a poco y no te preocupes si te parece que le cuesta un poco, es normal.