CUIDADOS DEL PEQUE
Consejos para ir al parque

Los niños deben disfrutar del aire libre, socializarse y pasar un buen rato jugando o columpiándose. Unos de los mejores sitios donde se pueden hacer estas cosas son los parques infantiles; durante las épocas de buen tiempo las tardes allí serán de lo más divertidas.

Con la llegada de la primavera una de las mejores actividades que se puede hacer en familia es ir al parque. Aparte de fomentar un buen clima familiar y ayudar a mejorar las relaciones entre niños y padres, es un lugar estupendo para que los más pequeños se socialicen con otros niños de su edad, mejoren sus habilidades físicas y, por supuesto, pasen un buen rato. Además, el parque también es un lugar para aprender a respetar e interiorizar normas sobre comportamiento en lugares públicos y relaciones sociales, por ejemplo, si hay cola para bajar por el tobogán, el niño deberá respetarla.
 

Consejos para ir al parque

Antes de ir al parque debemos seguir una serie de pequeños trucos y consejos para  disfrutar al máximo de una tarde en familia.
 

– Los pequeños pueden ir al parque desde que los padres consideren pero es importante elegir un sitio donde los columpios sean acordes para su edad. Hoy en día, la mayoría de parques infantiles tienen un cartelito donde se indican los años mínimos recomendados para poder hacer uso de él. El sitio donde vayamos a ir tiene que tener zonas delimitadas según la edad, un niño de 12 años no puede jugar igual que uno de 3.
 

Es importante que él niño quiera ir al parque, si le obligamos a ir posiblemente no disfrute y lo más seguro es que el próximo día tenga menos ganas aún de ir a jugar. Se deben respetar los gustos y que ninguna actividad sea impuesta, lo mejor es que toda la familia que vaya a ir esté con ganas de hacerlo.


– Es fundamental que el parque que hayamos elegido esté limpio y cuidado (los columpios rotos son muy peligrosos), así podremos evitar infecciones y accidentes, asimismo, los mejores sitios son los que están alejados de carreteras para que los pequeños puedan corretear con más libertad.


– Una buena idea es acudir más o menos siempre a la misma hora, así coincidirá la mayoría de las veces con los mismos niños y podrá ir entablando amistades.


– Los padres se deben colocar en un lugar desde el que puedan observar bien lo que va haciendo su hijo, si corre por donde no debe o si está portándose mal con otros niños. También así se podrán evitar caídas u otro tipo de accidentes. Muchos hacen un uso indebido de los juegos y se suben de pie a los columpios o se tiran al suelo desde plataformas demasiado altas, por ejemplo.


–  Los niños que van al parque deben ir vestidos con ropa cómoda y que no tenga peligro de enganchones o de hacer daño a los demás niños (evitar collares, cinturones y similares).


– Si pasada la tarde, el niño no ha respetado las normas, se deben de volver a explicar para que al día siguiente no vuelva a pasar lo mismo. Si aun así no hace caso, habrá que hacerle entender que si continua igual no podrá volver a jugar ahí. Una buena idea es que cuando veamos que está haciendo lo que no debe, le obliguemos a sentarse un rato en el banco para que se dé cuenta de que su mal comportamiento solo le quita minutos de juego.