ALIMENTACIÓN
Consejos para las papillas de tu bebé

Es momento de que tu bebé deje el pecho y comience a probar nuevos alimentos, pero aún no sabes cómo hacerlo. Generalmente, se empieza con la fruta, porque es más fácil que el bebé la acepte, gracias a su sabor dulce. Sin embargo, no existe nada que impida iniciar con las verduras, alimento igualmente digestivo y ligero. Si le ofreces los vegetales de sabor más dulce, tu pequeño accederá a comerlos.

La primera papilla puede consistir en un puré muy fino y diluido, de zanahorias y patatas hervidas o cocidas al vapor, condimentando con aceite de oliva virgen.

Después, el puré se puede enriquecer con otras verduras: calabacín, judías… Si el bebé no da muestras de sufrir ninguna alergia, puedes introduciendo gradualmente otros tipos.

¿Cómo saber si sufre alguna alergia?

1. Introduce un solo alimento nuevo al día para poder hacer la relación en caso de alguna reacción. Las reacciones pueden ir desde manifestaciones cutáneas como ronchas o enrojecimiento, diarrea, vómito o muchos gases acompañados de dolor abdominal.

2. Al dar un alimento por primera vez, dale sólo una pequeña cantidad. De esta manera, si tu bebé presentara una alergia o una intolerancia ésta no se presentará tan violentamente.

Poco a poco, tu bebé irá comiendo mayor cantidad de papilla. Cuando un bebé ya tiene un horario establecido de comidas y come regularmente, se considera normal que coma alrededor de un tercio de la cantidad que un adulto comería.

 Recomendaciones para elaborar las papillas

a) Selecciona verduras, frutas o carnes frescas y de alta calidad.

b) Asegúrate de que todos los utensilios, incluyendo la tabal de picar, la cacerola, los cuchillos y demás, estén perfectamente limpios.

c) Lávate las manos antes de preparar los alimentos.

d) Limpia, lava y enjuaga los alimentos hasta que queden bien limpios.

e) Cuece los alimentos en la menor cantidad de agua posible. Evita el sobrecocimiento, que puede destruir nutrimentos sensibles a la temperatura.

f) No agregues sal y de ser necesario, agrega azúcar muy moderadamente. Usa el agua que quedó de la cocción para aprovechar los nutrimentos que hayan podido quedarse en ella.

h) Bate los alimentos usando una batidora eléctrica o un procesador de alimentos.

i) Vierte el puré en un tupper  y congela lo que no vayas a usar inmediatamente.

k) Descongela y calienta en el plato la cantidad de alimento que se va a consumir en una comida.