ALIMENTACIÓN
¿Cuándo empezar a dar papillas al bebé?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, momento en el que las necesidades nutricionales del niño cambian y ya es capaz de tolerar nuevos alimentos, por lo que es la hora de empezar a darle papillas.

Aunque en algunos casos es posible introducir las papillas de cereales sin gluten antes de los 6 meses, tanto la Asociación Española de Pediatría (AEP) como la OMS recomiendan la alimentación exclusiva de leche materna hasta los seis meses. ¿Y por qué a esta edad? Porque con 6 meses las necesidades nutricionales del bebé cambian y necesita nutrientes que la leche sola no puede aportarle. Además, desaparece el reflejo de extrusión y su sistema digestivo ha madurado lo suficiente como para poder aceptar alimentos nuevos.

Por eso, actualmente las papillas se comienzan a dar en torno a los 6 meses. Las primeras papillas que se ofrecen son las de cereales sin gluten (maíz, arroz) ya que están enriquecidas con hierro, uno de los nutrientes más necesarios a esta edad –de hecho, son muchos los bebés de menos de 2 años que sufren anemia ferropénica. Además, los cereales sin gluten no producen alergias ni intolerancias alimentarias, con lo que son muy convenientes para empezar.

Para hacer estas papillas puedes usar tanto leche de fórmula como leche materna previamente extraída. Añade los cazos que el fabricante recomiende y ofréceselo al bebé con una cuchara blandita. Es probable que le cueste tragar o que cierre la boca. Nunca debes forzarle ni obligarle a comer. Elige un momento del día en el que el pequeño esté tranquilo y feliz y no tenga demasiada hambre. Si ha comido poco, completa la toma con leche.

Una vez se acostumbre a comer en forma de papilla, puedes empezar a darle otros alimentos triturados como frutas, verduras, carnes blancas, etc. Los cereales con gluten pueden darse entre los 6 y los 7 meses, siempre dejando al menos 3 días entre la introducción de un alimento y otro para asegurarse de que el bebé no presenta ninguna alergia o problema.

Las primeras papillas de frutas pueden hacerse con manzana, pera, plátano y zumo de naranja. Puedes cocerlas previamente o dárselas directamente. Poco a poco puedes ir incluyendo otras frutas como las uvas (sin pepitas), las ciruelas, las cerezas… Las fresas se recomienda no darlas hasta los 12 meses. No añadas galletas hasta que tome cereales con gluten y evita añadir azúcar, miel u otros edulcorantes. Si quieres hacerla un poco más liquida puedes añadir leche.

Como consejo, se recomienda ofrecerle trocitos de alimentos a la vez que las papillas para que vaya aprendiendo también a masticar y tragar.