APRENDE A INTERPRETARLOS
¿Cuándo enseñarle a nadar?

Nadar y aprender a bañarse en el mar o la piscina es muy beneficioso para el bebé. Desde que nace, un bebé puede meterse en la piscina con sus papás, pero no será hasta los 3 o 4 años cuando pueda empezar a nadar.

 

Nadar es un deporte muy beneficioso. Fomenta la agilidad y la motricidad, despierta los reflejos, enriquece las habilidades sensoriales, aporta seguridad, desarrolla las socialización, etc. En verano, además, permite muchos juegos divertidos y refrescarse en el agua.

 

Dada la importancia que se le da hoy en día a la seguridad y a saber nadar, muchos padres llevan a sus hijos a clases de matronatación desde bebés para que entren en contacto con el agua de la piscina cuanto antes.

 

No obstante, aunque estas clases son muy recomendables y hacen que el niño aprenda a flotar, a moverse en el agua y a no tenerle miedo, no será hasta los 3 o 4 años cuando su desarrollo motriz le permita empezar a nadar de verdad.

 

Será a partir de esta edad cuando podrás enseñarle o apuntarle a clases de natación para que le vayan enseñando los diferentes estilos de natación, cómo lanzarse de cabeza, a bucear, etc.

 

Si no ha tenido contacto con el agua antes, primero tendrá que adaptarse al nuevo medio, luego a reaccionar en él y, por último, a nadar. Si ya está familiarizado con el agua, le costará menos.

 

Es importante que no le obligues ni le fuerces. Hay niños a los que les da miedo el agua y les lleva más tiempo. Respeta su ritmo, si le coge miedo al agua, ya no querrá disfrutar de la piscina ni del mar. No hay prisa, lo más importante es que aprenda a tenerle respeto al agua, pero sin miedo. Después, saber nadar bien llegará poco a poco.