CUIDADOS DEL PEQUE
¿Cada cuánto bañar al bebé?

Antes se recomendaba a los padres bañar a los bebés y niños pequeños a diario, aunque actualmente se ha demostrado que, siempre que se mantenga la higiene de las partes sucias, no es necesario darle un baño de inmersión todos los días, aunque si le ayuda a dormir, adelante.

Hoy en día no hay un consenso sobre cada cuánto se debe bañar al bebé. Algunos pediatras consideran que es mejor bañarlo todos los días, mientras que otros hablan de bañarlo cada dos o tres días. Incluso en algunos países se hace solo una vez por semana.

Eso sí, en lo que todos coinciden es en que se debe limpiar bien, en cada cambio de pañal, la zona del culito y los genitales ya que son las zonas que pueden acumular bacterias debido a la expulsión de la orina y las heces. En cada cambio de pañal debes pasar una esponja con agua por esa zona (limpiando siempre de delante hacia detrás) o, si no estás en casa, una toallita hipoalergénica. También es conveniente lavar sus manos a menudo, sobre todo antes de cada comida si ya come alimentos diferentes a la leche, así como al venir del parque.

No obstante, aunque no son necesarios los baños de inmersión a diario, muchos expertos lo recomiendan como parte de la rutina diaria antes de acostarse ya que los baños relajan y calman al bebé y pueden ayudarle a dormir mejor. Siempre que el baño relaje y guste a tu bebé y sea un momento de juegos y alegría, es conveniente que lo hagas cada día. Si, por el contrario, al bebé no le gusta bañarse y llora y se queja, mejor hazlo cada dos o tres días, cuidando siempre de lavar a diario las partes sucias de su cuerpo.

Tampoco hay consenso sobre cuándo es mejor bañarlo, si por el día o por la noche, antes de acostarse. Podéis hacerlo cuando mejor os venga a todos, no hay problema, pero, eso sí, que sea todos los días igual para crear una rutina.

Por último, recuerda una serie de consejos que se deben seguir a la hora del baño:

1- Prepara todo lo necesario antes de empezar y déjalo a mano.

2- Nunca dejes al niño solo en el baño.

3- Comprueba que el agua está a la temperatura justa (en torno a a37º C). Contrólala con un termómetro o metiendo el codo en el agua. La temperatura ambiente también es importante para que no coja frío, entre 22 y 24º C.

4- Una vez salga del agua, sécalo bien, sin dejar humedad entre sus pliegues, y sin frotar, dando pequeños golpecitos.

5- Por último, no hace falta darle crema hidratante todos los días, solo si tiene la piel muy seca.