CUIDADOS DEL PEQUE
Cuida los ojos de tu bebé

La vista es, probablemente, uno de los sentidos más importantes de una persona. Nada más nacer se hace una serie de revisiones en los ojos para asegurarse de que el bebé ve perfectamente. Después, deberás observar su desarrollo a medida que crece para diagnosticar lo antes posible cualquier problema en la visión.

 

Los ojos de un recién nacido suelen estar hinchados a causa de la presión sobre su cara durante el proceso de parto. Lo normal es que tres días después esta inflamación desaparezca. Debido a esta hinchazón la apertura del ojo no siempre es simétrica en estos primeros días, pero si después de una semana continúa sin serlo, deberás consultarlo al pediatra.

 

También puedes observar una pequeña hemorragia en la parte blanca del ojo debido al trauma del parto. Esta hemorragia duele desaparecer sola en unas semanas.

 

Otro problema habitual en los recién nacidos es la hipersecreción lagrimal en uno de los ojos, lo que se conoce como obstrucción del conducto lagrimal. Para evitar una infección a causa de esta obstrucción debes limpiarle el ojo con una gasa y aplicarle un colirio recetado por el pediatra. Generalmente, este problema desaparece antes de los 6 meses.

 

Consejos para potenciar su visión

 

En cuanto nacen los bebés son sometidos a una revisión de su capacidad visual para anticipar posibles dolencias visuales como las cataratas, el glaucoma o la miopía. En este primer examen se observa el color de la pupila, el brillo, el tamaño y la simetría. Después, el pediatra seguirá examinando sus ojos en cada revisión.

 

Además de estos exámenes médicos, tú puedes potenciar su capacidad visual y detectar cualquier problema estando atento a ciertos detalles:

 

– Si después de los 4 meses presenta estrabismo, consulta al pediatra.

 

– La luz natural potencia su desarrollo visual, no le tengas siempre a oscuras o en penumbras. Si llora cuando hay mucha luz, también debes consultar al médico.

 

– Estimula su vista mostrándole muchos objetos de diferentes formas y colores.

 

– Mueve delante de sus ojos una luz para que se acostumbre a seguirla con la vista.

 

– Cámbiale la posición de la cuna o la hamaca en la que esté mucho tiempo para que no vea siempre lo mismo.

 

– Si tiene muchas legañas, límpiale los ojos con una gasa estéril.

 

– Protege sus ojos del sol con gorras o gafas especiales para bebés.