SALUD Y BIENESTAR
¿Cómo cuidar a mi bebé si tiene tos?

La tos es muy habitual en los bebés, especialmente en los meses de más frío, ya que suele ser un síntoma que acompaña a diversas enfermedades como los resfriados o la gripe. Si tu pequeño tose mucho, debes seguir los siguientes consejos.

La tos no es una enfermedad en sí misma, sino que es un síntoma de otras enfermedades. En los lactantes la causa más habitual es una infección de las vías respiratorias, es decir, un catarro. Aunque la tos puede estar relacionada con otras patologías como neumonía, bronquitis, bronquiolitis, tos ferina…

Existen diversos tipos de tos según la causa de la misma:

1- Tos seca. Se produce cuando hay una inflamación en las vías respiratorias, por lo que no está asociada a la mucosidad. Es una ineficaz, por lo que sí puede tratarse.


2- Tos laríngea o ronca. Tiene lugar en las cuerdas vocales, es dolorosa y puede dificultar la respiración. Se produce al inflamarse la laringe.


3- Tos productiva o blanda. Es la más habitual y la que sirve para expulsar los mocos de las vías respiratorias. Esta tos es útil y ayuda a curar al niño, por lo que no debe eliminarse.

4- Ataques de tos. Se produce tras un atragantamiento.


¿Qué darle al bebé si tiene tos?

– Lo más importante es mantenerle muy hidratado para mantener las vías respiratorias húmedas. Si todavía es lactante, ofrécele el pecho más a menudo. Si no, dale con frecuencia agua, zumos, sopas, etc.

– Los lavados nasales pueden ayudar a expulsar y mover los mocos.

– Usa humidificador por la noche para que el ambiente esté más húmedo y se seque menos la garganta.

No le des ningún antitusivo a no ser que el pediatra lo recomiende. Recuerda que la tos ayuda a eliminar la mucosidad en muchos casos, por lo que no se debe cortar.

Coloca una cebolla partida por la mitad en un plato sobre la mesilla de noche. La cebolla emite un gas, sulfóxido de tiopropanal, que ayuda a humedecer la garganta y evitar que se seque mientras duerme.

– Existen una serie de masajes que ayudan a aliviar la tos. Por ejemplo, partiendo del esternón y con los pulgares, realiza pequeñas presiones siguiendo la línea de las clavículas hasta los hombros.