ALIMENTACIÓN
¿De dónde surgen los cólicos del lactante?

Se trata de uno de las principales molestias de los bebés recién nacidos. Se estima que un 25% de los bebés experimentan esta tensión y lloros inconsolables que no implican un riesgo para la salud, pero sí para el descanso. No se conoce con exactitud su origen, pero hay varias teorías.

 

Suelen aparecer a los 15 días de vida. Normalmente hacia el final del día, el bebé empieza a tener un llanto inconsolable e intenso, tensa su cuerpo, aprieta los puños, su cara se torna de un rojo intenso…Pero no hay unas causas obvias para esta molestia: no tiene hambre, no tiene sueño, tiene el pañal limpio, no tiene fiebre… ¿De dónde viene esta molestia tan común? Lo cierto es que no se sabe una causa exacta, aunque se tienen dos principales hipótesis.

 

Una es inmadurez digestiva. Los bebés nacen sin haber pasado aún por el proceso de digestión. Su aparato digestivo, aún inmaduro, puede hacer que la comida pase demasiado deprisa, o no sea procesada como debe, que sus paredes intestinales se contraigan o que resulte en gases y molestias. Ciertos bebés parecen tener el principal origen de ese llanto característico ahí, por lo que se ven muy beneficiados de masajes que fomenten la elasticidad y relajación de su aparato digestivo.

 

La otra señala a una sobreestimulación y cansancio. Muchos pediatras apuntan también a causas que no tienen tanto que ver con el proceso de digestión, sino con factores psicológicos. Se cree que la capacidad neurológica de los bebés, aún limitada, se suele ver sobrepasada por la cantidad de sonidos, ruidos, colores y luces que percibe a lo largo del día, lo que deriva en un cansancio mental que se traduce en llanto. Esto podría explicar que suelan ocurrir al final del día.

 

En cualquier caso, la buena noticia es que se van por sí solos, de manera similar a la que aparecieron. Es común que hacia el cuarto mes empiecen a desaparecer. ¿Qué puedes probar mientras tanto? Masajes, contacto, porteo, infusiones calmantes, sonidos suaves y rítmicos que le ayuden a relajarse…Y, sobre todo, no preocuparte demasiado y armarte de paciencia. Es algo pasajero