SALUD Y BIENESTAR
Dolor de garganta en bebés

El dolor de garganta es uno de los síntomas principales de los resfriados, por lo que es habitual que los niños tengan, sobre todo en invierno, dolor de garganta cuando los virus invaden sus vías respiratorias. Aunque no es grave, es un dolor muy incómodo que puede interferir incluso en su alimentación, pro eso es bueno que sepas cómo aliviarle.

El dolor de garganta puede estar causado por un virus, como el resfriado, o por una infección bacteriana. Lo más habitual es lo primero, en cuyo caso el tratamiento será solo establecer medidas de alivio. Sin embargo, ante las infecciones bacterianas sí es necesario usar antibióticos para acabar con las bacterias causantes de la misma.

El dolor de garganta suele ir acompañado de otros síntomas como picor, problemas para tragar, fiebre, congestión nasal, malestar general… dependiendo de la causa concreta. Además, en el caso de los bebés, que no pueden indicarnos qué les duele o molesta, es posible valorar si le pasa algo o no si está más irritable, llora, rechaza el alimento, etc. En estos casos, es necesario acudir al pediatra para que haga un examen completo y determine qué le pasa al bebé y cuál es el tratamiento más indicado.

¿Qué hacer si le duele la garganta?

Además de seguir las indicaciones del pediatra respecto al tratamiento a seguir según la causa del dolor de garganta, puedes seguir estos consejos que aliviarán su dolor y malestar:

– Ofrecer muchos líquidos. Si sigue tomando solo pecho, ofréceselo más a menudo. Si ya ingiere otros alimentos, puedes darle también zumos naturales, sopa, agua, etc.

– El zumo de limón o la leche caliente con un chorrito de miel ayudan a suavizar y curar el dolor de garganta gracias a las propiedades antisépticas y bactericidas de ambos compuestos, pero recuerda que la miel no debe darse a menores de 12 meses ya que contiene una bacteria que, en el intestino inmaduro del bebé, puede causar botulismo.

– Mantén una humedad optima en la habitación del bebé, sobre todo al irse a dormir, para evitar que se le reseque la garganta. Puedes colocar un humidificador o un barreño de agua caliente sobre el radiador.

– Ofrécele alimentos suaves y blanditos que no le produzcan molestias al comer.

– Dale un baño de agua tibia con la puerta cerrada para que el vapor suavice la garganta.

– Evita alimentos y bebidas muy frías o calientes ya que pueden irritar más la garganta.

– El ajo es otro remedio natural muy eficaz gracias a sus propiedades antivíricas y antibacterianas, por lo que puedes añadir ajo crudo a su comida.