CUIDADOS DEL PEQUE
El cuidado de la piel del bebé

Como todos sabemos, los bebés tienen una piel muy suave y delicada y por ello su cuidado se convierte en una prioridad para todas las madres. Sigue estas recomendaciones:

-El agua puede resecar la piel del bebé. Aplícale crema humectante diariamente después del baño.

– Protege a tu bebé del humo del cigarrillo (o de los restos de humo en tu ropa). Éstos pueden resultar irritantes para su piel y peligrosos para su salud en general.

– Asegúrate de que tu bebé permanezca lejos de los rayos solares más potentes. Las quemaduras pueden llegar a ser peligrosas. Deberás protegerlo colocándole una pantalla solar adecuada.

– Los bebés necesitan hogares frescos y limpios. Asegúrate de que tu casa esté libre de polvo. Utiliza un paño húmedo para limpiar.

– Lava la ropa de tu bebé con detergentes biodegradables y suavizantes delicados.

Las afecciones cutáneas

Las afecciones de la piel son comunes en los bebés recién nacidos. Trata el sarpullido ocasionado por el uso del pañal y las manchas en la piel del recién nacido, manteniéndolo limpio y seco. Suaviza la dermatitis seborreica con aceite de oliva y un cepillo blando; y mantén hidratada la piel afectada de eczema atópico, que por lo general se desencadena por una reacción alérgica a los ácaros del polvo, el polen o el cloro.

El ambiente de calor húmedo del pañal resulta ideal para que se críen los gérmenes. El amoníaco de la orina y la bacteria de las heces irritan la piel. Cuanto más tiempo pase el bebé en contacto con la orina y las heces, mayor será el riesgo de sarpullido e infección para su piel. Trata de mantener sus partes limpias y secas, lavándolo y cambiándolo con frecuencia.