SALUD Y BIENESTAR
Enfermedades propias de la primavera

El aumento del polen y otros contaminantes ambientales, propios de la época de la primavera, hace que aumenten los casos de algunas enfermedades como la alergia al polen, el asma o la conjuntivitis. Por lo tanto, tienes que estar atento a sus señales para tratarlas cuanto antes.

1- Alergia al polen

Sin duda, la enfermedad primaveral por excelencia de la primavera es la alergia al polen. Esta alergia, causada por el contacto con el polen de ciertas plantas que florecen en primavera, puede causar síntomas muy molestos como ojos rojos y llorosos, congestión nasal, picor, estornudos, picor y dolor de garganta, dificultades respiratorias…

La alergia al polen o polinosis es, después de la alergia a los ácaros, la más frecuente en España, y cada año aumentan los casos de niños y adultos que sufren este problema que suele durar de marzo a junio. Para algunos, los síntomas son tan serios que incluso tienen problemas para dormir o comer, por lo que es necesario acudir al médico ante los primeros síntomas para que recete el tratamiento más adecuado, normalmente, antihistamínicos. En los casos más graves se recomienda vacunarse para evitar los síntomas o minimizarlos.

2- Asma

El asma es una enfermedad alérgica respiratoria muy común en países desarrollados como España, donde la contaminación también ha hecho que los casos aumenten en los últimos años. Aunque es cierto que los ataques de asma se pueden tener en cualquier época del año, son más frecuentes en primavera ya que el polen es un desencadenante de este problema. Los pólenes de gramíneas y olivo, sobre todo, provocan muchos casos de ataque de asma primaveral, por lo que las personas que sufren esta enfermedad deben llevar un mayor cuidado en los meses de abril a junio y evitar estar en espacios abiertos con muchas plantas, además de tomar la medicación y llevar siempre consigo los broncodilatadores por si sufren un ataque agudo de asma.

3- Varicela

Algunas enfermedades exantemáticas, como la varicela, también suelen incrementarse en estos meses. La varicela está causada por el virus varicela zóster y causa una erupción en la piel de tipo papulovesicular que provoca mucho picor, fiebre, pérdida de apetito, dolor de cabeza y cansancio.

Lo mejor para evitar la varicela es vacunarse.

4- Conjuntivitis

La conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva, la capa más externa del ojo. Normalmente, esta inflamación está causada por un virus o bacteria, aunque también puede ser de tipo alérgico. En primavera, la más habitual es la alérgica y causa picor y escozor en los ojos, que también pueden ponerse rojos. Para mejorar las molestias se pueden administrar compresas frías o tibias y colirios.

Consejos para evitar estos problemas

Para que el polen no te cause muchos trastornos, ni a tu familia, intenta seguir estos consejos, sobre todo si tu hijo tiene alergia al polen o asma.

1- Evitad ir al campo o a parques con mucho polen desde que comienza la polinización, sobre todo donde haya los pólenes que causen alergia.

2- Mantén cerradas las ventanas de casa.

3- No seques la ropa al aire libre para que no se quede el polen pegado a ella.

4- Pulveriza la casa con agua antes de irte a la cama para que el polen se deposite en el suelo.

5- Consulta al médico ante los primeros síntomas.