APRENDE A INTERPRETARLOS
¡Es mío!

Por naturaleza, los niños de dos años se muestran muy preocupados por cubrir sus propias necesidades, por ellos muchas veces actúan de forma egoísta negándose a compartir. 

En esta edad tu hijo se mostrará más posesivo, tanto con sus cosas, como con las personas más cercanas. Si ve que coges a otro niño, quizá se ponga a llorar desesperadamente, o si otro niño le “roba” su juguete, iniciará una batalla para quitárselo. Las palabras “es mío” serán sus palabras favoritas.

A los pequeños de dos años les cuesta mucho trabajo compartir las cosas que les interesan e interactúan poco con otros niños, incluso cuando están jugando uno al lado del otro.

Habrá veces en que seguramente te moleste el comportamiento de tu hijo, sobre todo cuando le interesa jugar con algo que tiene otro niño o cuando de ninguna manera quiere compartir sus cosas. Pero si observas detenidamente, podrás ver que los demás niños de esta edad se comportan del mismo modo.