ESPERANDO AL PEQUE
Fases del parto

El proceso del parto se divide en tres etapas principalmente: dilatación, expulsión y alumbramiento. En cada etapa tiene lugar una serie de acontecimientos que dan como resultado final el nacimiento del bebé.

Desde la semana 37 se considera que un bebé está a término y, por lo tanto, puede nacer en cualquier momento, por lo que la mamá deberá estar preparada para la llegada del parto. Aunque no sabe bien qué desencadena exactamente el comienzo del parto (se piensa que es el bebé el que lo inicia liberando una serie hormonas), dos señales nos indican que el parto ha comenzado y hay que ir al hospital: la rotura de la bolsa del líquido amniótico y las contracciones de parto.

Etapas del parto

1.Dilatación (desde inicio del parto hasta que dilatación cervical alcanza los 10 cm). Es la primera etapa y también la más larga, aunque depende de si la mujer es primeriza o no, de la colocación del bebé, etc. La media se sitúa entre 5 y 8 horas y no es habitual que se prolongue más allá de las 18.

Esta etapa va desde que el parto comienza hasta que el cuello uterino se dilata completamente y se divide a su vez en dos partes:

Fase latente (hasta una dilatación 4 cm). Se caracteriza por la presencia de contracciones variables en cuanto a frecuencia e intensidad. A la vez el cuello del útero se borra y empieza a dilatarse progresivamente hasta alcanzar los 4 cm. Esta etapa suele tener lugar en casa.

Fase activa (desde una dilatación de 4 cm hasta los 10 cm). Las contracciones se hacen más regulares, frecuentes e intensas y el cuello del útero alcanza los 10 cm de dilatación.

Durante esta etapa estarás en una sala de maternidad con tu pareja y las matronas te visitarán regularmente para ver cómo avanza el proceso. Si no estás monitorizada puedes andar, hacer ejercicios con la pelota o darte una ducha para aliviar el dolor. Si te pones la anestesia epidural deberás permanecer en cama.

2.Expulsivo (desde la dilatación hasta la salida del bebé). Durante esta fase las contracciones son más intensas, largas y frecuentes y, con cada una de ellas, la mujer debe empujar para ayudar a que el bebé descienda y salga del canal de parto. La presión de la cabeza del niño sobre el perineo provoca en la madre necesidad de empujar. Esta parte es más corta que la anterior, dura alrededor de 30 minutos si es el primer nacimiento y menos en los siguientes.

Una vez comienza esta fase te llevarán al paritorio donde deberás empujar cuando notes la presión o cuando te lo indique la matrona. Aprovecha las pausas entre contracciones o pujos para descansar y retomar fuerzas.

3.Alumbramiento (desde el nacimiento del bebé hasta la expulsión completa de la placenta). Es la tercera etapa del parto, la que transcurre entre el nacimiento del bebé y la total eliminación de la placenta. En este momento sentirás más contracciones, algo más suaves que las anteriores, que ayudarán a expulsar la placenta. Una vez que ha salido, el obstetra comprueba que no ha quedado ningún fragmento de ésta en el interior. Por último, si se ha practicado una episiotomía se procede a la sutura de la incisión y ya pdorás irte a tu habitación con tu bebé. ¡Enhorabuena!