ALIMENTACIÓN
Fortalece sus defensas

Los cambios de estación debilitan el organismo, por lo que es necesario que la alimentación cubra los requerimientos necesarios para proteger a tu pequeño. Aquí te decimos cuáles son clave para incluirlos en la dieta de tu hijo:

– En verano, acostúmbralo a los platos frescos, como las sopas o pastas frías, así como a las ensaladas con gran variedad de vegetales (lechuga, tomate, pepino, zanahoria). En los postres, recurre a las frutas frescas, ya sea por pieza o unos trocitos. Por último, no hay que olvidar que el niño debe estar bien hidratado para evitar el golpe de calor, por lo que debes darle de beber constantemente agua o zumos de fruta naturales.

– En invierno, en cambio, piensa en platos que aporten más calorías, como las sopitas calientes o los caldos. Las legumbres deben combinarse con cereales como el arroz para aumentar el valor nutritivo de sus proteínas. Las patatas son un alimento rico en hidratos de carbono que puede cocinarse de formas muy diversas.