SALUD Y BIENESTAR
Gastroenteritis: causas, tratamiento y consejos para padres

La Gastroenteritis aguda (GEA) es una inflamación del estómago y el intestino, debida por lo general a un episodio infeccioso (alimentos o agua contaminada por bacterias). Las diarreas, vómitos y fiebre que provoca ocasionan una gran pérdida de líquidos.

 

La GEA es una afección especialmente común en los niños, sobre todo menores de 18 meses, suponiendo una de las principales causas de consulta y hospitalización pediátrica. Su gravedad se acusa sobre todo en países en vías de desarrollo, donde la GEA es una de las primeras causas de mortalidad infantil. Sus síntomas son fiebre alta, diarrea o vómitos cada vez más intensos, dolor abdominal, decaimiento…

 

La causa más común detrás de la GEA está en el rotavirus, un agente infeccioso que, desde hace poco, cuenta con una vacuna oral para prevenir el contagio del rotavirus. Además, el tratamiento más efectivo de acuerdo a la Asociación Española de Pediatría es la rehidratación oral, es decir, recuperar los líquidos perdidos, más que la administración de antibióticos o antidiarreicos. También señalan el tratamiento oral como más cómodo, rápido, seguro y económico que el intravenoso.

 

Consejos para padres

 

Ante una enfermedad tan común, conviene que los padres sepan enfrentarse a los síntomas y tratamientos:

– A no ser que el pediatra aconseje lo contrario, un niño con GEA puede seguir comiendo y bebiendo lo habitual, fuera lactancia materna o de fórmula.

– Lo principal es evitar la deshidratación, que se puede detectar en que no haga pis, su lengua esté seca, tenga los ojos o la fontanela hundida… dando soluciones de rehidratación oral o acudiendo a urgencias de ser necesario.

– Se debe dar al pequeño soluciones de rehidratación oral (no preparados caseros) en cantidades de 5-10 cc. de forma continuada (repartiendo unos 500 cc en 4-5 horas).

– Para la fiebre, lo mejor es paracetamol o ibuprofeno por vía oral. Conviene evitar los medicamentos astringentes y antidiarreicos en general.

– Evita el contagio de otros miembros de la familia extremando la higiene y lavándote bien las manos después de cogerle, darle de comer o cambiarle el pañal.