SALUD Y BIENESTAR
Golpes de calor en bebés

 

 

El golpe de calor es una reacción del cuerpo tras estar expuesto durante mucho tiempo a altas temperaturas. Causa vómitos, mareos, deshidratación, calambres…

 
 
 
 
 
Las temperaturas extremas y la exposición solar durante muchas horas pueden ser muy perjudiciales para los niños. Hay que tener especial cuidado con la deshidratación y los golpes de calor. Estos últimos ocurren cuando el cuerpo no es capaz de regular la temperatura corporal tras estar expuesto a altas temperaturas mucho rato. 
 
Un golpe de calor se manifiesta de la siguiente manera:
 
– Vómitos y náuseas
– Mareos
– Sed intensa
– Palidez
– Calambres
– Desorientación
 
Si esto le pasa a tu hijo tienes que colocarle inmediatamente en un sitio fresco a la sombra y ponerle paños mojados en la frente, la nuca y el pecho; dale también mucha agua a sorbos pequeños hasta que se le vaya pasando. 
 
Para evitar que tu hijo sufra un golpe de calor no estéis al sol en las horas centrales del día, jugad siempre bajo una sombra en la playa, tápale la cabeza con un gorrito o sombrero e hidrátale con mucha agua y frutas frescas.