Español Português Regístrate Entra
PapÁs de hoy

Higiene del hogar si tienes un bebé



En cuanto nuestro bebé empieza a gatear por casa, a llevarse todo a la boca y a chuparse las manos llenas de pelusas y otras cosillas del suelo, nos damos cuenta de lo “sucia” que está nuestra casa y nos agobia que pueda enfermar. No obstante, aunque la higiene es importante, tampoco hay que volverse loco.

 

Nuestra casa es el campo de exploración de los bebés. En ella aprenden a arrastrarse, gatear y andar, pero, en este descubrimiento, exploran y tocan todo y, como están en la fase oral, después se lo llevan todo a la boca. Y por muy limpio que seas, después de gatear tu hijo puede llevarse las manos bastante sucias a la boca, sin contar con los microorganismos que puede haber en la cocina o los baños.

 

Por eso, si tenemos un bebé en casa, hay que extremar la higiene y seguir estos consejos:

 

1- Las alfombras son muy cálidas, sobre todo en invierno, pero también es cierto que acumulan muchas bacterias y ácaros. Por eso, debes pasar a diario el aspirador y limpiarlas con algún producto desinfectante. La mejor opción es comprar alfombras que puedan meterse en la lavadora.

 

2- Tanto si tienes suelos de parqué como de cerámica, debes barrer al menos 3 veces a la semana y fregarlos con un producto adecuado libre de tóxicos, ya que el bebé va a gatear por ellos y luego llevarse las manos a la boca. Elige productos naturales como el bicarbonato, el vinagre o el limón. Presta especial atención a los suelos de los baños y la cocina, ya que ahí se acumulan más bacterias.

 

3- Los ácaros, causantes de la alergia al polvo en muchos bebés, se pueden encontrar también en el relleno de los cojines, en los colchones, los sofás, etc. por lo que debes limpiarlos al menos una vez al mes. También hay que limpiar el polvo de las estanterías y muebles como mínimo una vez a la semana. Y después de limpiar el polvo, barre bien.

 

4- En los baños se pueden acumular muchas bacterias y patógenos, por lo que hay que limpiarlos con desinfectantes dos veces por semana. Si usas productos químicos aclara bien luego con agua caliente. Recuerda usar estropajos y bayetas específicas para el baño.

 

5- La cocina también es foco de gérmenes, por lo que hay que tener mucho cuidado con los objetos que se usan para manipular los alimentos, como cuchillos, encimera, tablas de cortar… No olvides limpiar bien al menos una vez al mes el horno, el lavavajillas o el frigorífico.

 

6- En cuanto a los juguetes del bebé, debes limpiar aquellos que saques al parque y se manchen de barro o arena, ya que en la arena puede haber lombrices. Dales un agua después de cada uso y procura que no se los lleve a la boca. En cuanto a sus juguetes de casa, basta con limpiar aquellos que estén manchados de babas, comida, etc.

 

7- Coloca los artículos de limpieza en un armario cerrado y en alto para que el bebé no pueda cogerlos e intoxicarse con alguno.

 

8- Por último, recuerda no obsesionarte con la limpieza ni pasarte con la esterilización, ya que no es posible vivir en un ambiente totalmente antiséptico y, además, no es bueno para el bebé ya que un contacto normal y limitado con los gérmenes ayudan al bebé a desarrollar su sistema inmune. Los bebés necesitan entrar en contacto con diversos gérmenes para completar su proceso de inmunización natural. Por lo tanto, solo debes evitar las infecciones, pero no intentar tener tu casa libre de gérmenes. Recuerda que un exceso de higiene puede aumentar las alergias y otras enfermedades.

En www.moltex.es utilizamos cookies técnicas propias y analíticas de terceros basadas en hábitos de navegación del usuario, para mejorar la calidad del servicio y medir la audiencia. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Entendemos que acepta el uso de cookies en caso de que siga navegando. Puede gestionar las cookies en el Panel de Configuración.

Aceptar