CUIDADOS DEL PEQUE
Impulsa su creatividad

A partir de los seis o siete meses, el pequeño empieza a realizar sus propias experiencias, a desplazarse, a reunirse con otros niños y a jugar.

Sabe cada vez mejor qué es lo que quiere y cómo conseguirlo, y muestra una marcada personalidad. No obstante, se siente dividido entre la sed de aventura y el deseo de refugiarse en el abrazo de quien lo cuida como cuando era más pequeño, por lo que mamá tiene que estar muy atenta y asegurarse de:

• Animarle a vivir nuevas experiencias, proporcionándole apoyo, sin inhibirlo.

• Que el niño sienta el contacto físico y la mirada vigilante de su madre. Esto resulta importante tanto cuando cimienta sus nuevas conquistas” como cuando se encuentra con persona extrañas.