ALIMENTACIÓN
Introducción de nuevos alimentos

En esta primera etapa de la alimentación es conveniente ofrecer al bebé alimentos de textura suave en forma de papillas que ayuden a su fácil digestión, elaborados a partir de un solo ingrediente y en cantidades muy pequeñas.

La importancia de la alimentación no sólo radica en que tu bebé obtenga nutrientes para su crecimiento sano y fuerte, sino también en adquirir sentimientos de seguridad y amor, pilares para su desarrollo emocional y social.

A partir de los seis meses, tu bebé estará listo para probar poco a poco alimentos que complementan la leche. Las primeras comidas son básicas para educar el gusto de tu bebé, las cuales serán la base para una futura alimentación variada y equilibrada.

Tu bebé desde esta edad puede preferir ciertos alimentos, mostrar gusto por algunos y rechazo a otros; cuando esto pase no lo fuerces y sigue amamantándolo. El tiempo entre tomas es muy importante, así como la diversidad de papillas que le vayas dando. Siempre permítele que se adapte a nuevos sabores y busca combinaciones distintas.

Un bebé de seis meses puede empezar a comer papillas de frutas crudas que no sean alergénicas ni demasiado ácidas o pesadas como: manzana, plátano, mango, pera. También pueden comer verduras de las mismas características pero cocidas como: calabacín, zanahoria, espinaca.

Todo debe de estar preparado sin sal, consomé ni ningún tipo de grasa. Lo que no puede comer todavía es: frutas alergénicas (como cítricos, fresas y moras), nueces, mariscos, chocolate…

COMPLEMENTA SU ALIMENTACIÓN

Cuando tu pequeño haya tolerado bien los cereales y la fruta, es momento de cambiar su dieta e introducir más alimentos. Alrededor del séptimo mes, ya puedes comenzar a darle carne y pescado y en el octavo incluir huevo. Te damos algunos consejos para incorporarlos:

1- Comienza con una o dos variedades de verduras, las calabazas o zanahorias son una excelente opción y, cada dos días, añade otra, por ejemplo: acelga, espinacas, lechuga o apio.

2- Para mantener todos los nutrientes (sales, minerales y vitaminas) intactos debes cocer las verduras al vapor.

3- Cuando tenga siete meses de edad, puedes darle carne de pollo, de pavo, de res, de cordero o pescados blancos.

4- Cuece la carne y el pescado, pícalos y agrégalos al puré de tu pequeño, para que los vaya aceptando poco a poco.

5- También puedes pasar el huevo por agua y darle una cucharadita de este.

6- Gracias a su aporte de proteínas, vitaminas y sales minerales (calcio y hierro), el huevo es un alimento estrella. De hecho, puedes darle huevo en lugar de carne.