DIVERSIÓN EN FAMILIA
Juegos para la playa

Si os gusta pasar todo el día en la playa cuando estáis de vacaciones en verano, necesitaréis más de una idea para que los niños se entretengan y no se pasen el día yendo de la sombrilla a la orilla, con el riesgo que tiene de que se pierdan en uno de sus paseos. Para pasar un día fantástico en la playa, nada mejor que hacer alguno de estos juegos que os proponemos.

1- Concurso de carreras de animales

Divide a los niños en dos grupos iguales, es decir, del mismo número de componentes, y asigna a cada uno un animal como león, tortuga, cangrejo, canguro… Coloca un punto de partida y una meta y di uno de los animales. Los niños que tengan asignado ese animal tienen que competir entre ellos y llegar antes que el otro a la meta pero yendo como el animal al que representan.

2- Concurso de saltos de longitud

Muy sencillo de preparar, solo tienes que hacer una raya en el suelo y dejar que cada niño salte lo más lejos que pueda. El que llegue más lejos con su salto, gana.

3- Petanca

Aunque parezca un juego solo para personas mayores, lo cierto es que la petanca es un juego muy divertido para niños. En este caso, solo tienes que hacer que cada niño busque una serie de piedras para participar. Deben ser diferentes unas a otras para distinguirlas y no muy pesadas para que las puedan lanzar. Escoge una zona donde no molestéis a nadie. Dibuja una línea en el suelo, arroja la piedra de referencia y deja que cada niño lance la suya. ¡A ver quién queda más cerca!

4- ¡A buscar el tesoro!

Esconde por la arena una serie de objetos, haciendo un mapa de dónde colocas cada uno para que luego podáis recuperarlos. Dales el mapa a los niños o pistas para que puedan encontrar los objetos; el que más “tesoros” encuentre, gana. Puede hacerse también por equipos si son muchos niños.

5- Carreras de carretillas

Haz equipos de dos niños, uno será la carretilla y el otro el que la lleve. Coloca una meta y, cuando lleguen a ella, se intercambian los puestos para volver al punto de partida. La pareja que llegue antes, gana.

Otra opción, si los niños son pequeños y no pueden cogerse unos a otros, es que se coloquen sentados, uno delante del otro, unidos por los brazos. De esta manera tendrán que avanzar moviendo los culetes.