PAPÁS DE HOY
Juegos para papás e hijos

El juego es una de las actividades más importantes para el desarrollo de los niños. Y, a pesar de lo que muchos padres piensan, no hace falta muchos juguetes o juegos complicados para entretener a los niños, al contrario, son mejores aquellos que les permiten fomentar su imaginación y crear sus propias historias.

Para los niños, el juego no es solo una forma de divertirse, sino también una forma innata de conocer su entorno, sus habilidades y desarrollar su personalidad. Además, el juego es a fomentar su imaginación, mejorar su desarrollo físico y mental, gastar la inmensa energía que tienen o crear y fortalecer vínculos con su familia y amigos.

Por eso, el juego tiene que formar parte de la vida diaria de nuestros hijos, pero no solo el juego con sus hermanos o amigos, sino que los padres debemos involucrarnos, más cuanto más pequeños sean, en sus juegos.

Para los niños, lo más importante no es que sus padres les compren el juguete más moderno, sino que pasen un rato jugando con ellos. Así que olvídate de gastarte mucho dinero en juguetes y más juguetes y procura sacar un rato todos los días para jugar con tu hijo. Vuelve a tu niñez, deja que aflore el niño que llevas dentro y no tengas miedo en hacer el ridículo. Salta, brinca, escóndete, haz bromas, invéntate personajes e historias… verás cómo se divierte tu hijo y lo feliz que es con esa faceta tuya más “gamberra”. De esta forma, podrás pasar un rato fantástico con tu hijo y conocerle más a fondo.

Puedes organizar juegos al aire libre si hace bueno o en casa si llueve o hace frío. Piensa en tus juegos favoritos de la infancia, esos que nunca pasan de moda, y enséñaselos a tu hijo. A la hora de elegir debes tener en cuenta la edad de tu hijo y sus capacidades ya que si el juego es muy complicado, se aburrirá y se sentirá frustrado.

Durante los primeros meses de vida los juegos son más bien actividades de estimulación con sonidos, colores, etc.

A partir de los 2-3 años ya es posible hacer manualidades, juegos de construcción, representaciones teatrales,…

Y cuando lleguen a los 4 o 5 años preferirán los juegos en grupo, como deportes, juegos de mesa, yincanas, competiciones en familia, etc.

Y, cuando lleguen a la preadolescencia, nada mejor que los juegos de mesa o de familia, que incluso podéis inventar vosotros.

Lo importante es que paséis, todo los días que podáis, un rato jugando todos juntos para fortalecer lazos y mejorar la comunicación.