APRENDE A INTERPRETARLOS
Jugar con el niño

La única forma de que el niño aprenda durante esta primera etapa de su vida es si está predispuesto a aprender y asimilar nueva información, es decir, jugando. El juego es la mejor manera de estimular a un niño.

Además es importante que el niño este bien comido, que haya hecho su siesta y se sienta cómodo. Los padres van aprendiendo a leer el comportamiento de su bebé y a respetar sus necesidades.

La estimulación debe ser una experiencia positiva. No se debe obligar al niño a hacer ninguna actividad. Tenemos que aprender a “leer” lo que nuestros hijos sienten en ese momento.

Se puede realizar cualquier tipo de juego que guste a quien lo juega, hijos y padres; lo importante es que disfrutéis de compartir ese momento. Los juegos pueden utilizarse en las actividades cotidianas o en momentos dedicados exclusivamente para jugar. Por ejemplo:

• Aprovechando la hora de baño del niño, podemos jugar con él, soplando burbujas y cantando juntos melodías.

• Podemos jugar al escondite y abrazarlo cuando nos encuentre.

• Cuando los niños jueguen con carritos, muñecas o a las cocinitas, aprovechemos para participar del juego y ser como un niño más; además de que esto nos refleja un espejo de cómo somos con ellos, es útil para aprender de nosotros mismos y reflexionar.

• Se puede organizar un día para jugar mediante un deporte que guste a la mayoría de miembros de la familia.

• Los juegos de cooperación promueven la unión y el apoyo entre los integrantes, por ejemplo, armar entre todos un rompecabezas gigante que puede ser elaborado mediante recortes de revistas, resolver crucigramas o armar frases a partir de palabras en desorden.

• Actividades cotidianas como recoger la mesa o lavar los platos pueden ser una oportunidad para hacer equipos y hacer competencia, es una buena forma de involucrarse en las responsabilidades del hogar de manera divertida, aprendiendo a colaborar y repartiendo responsabilidades acorde con la edad de cada miembro de la familia.

Al dedicar un tiempo para jugar en familia, no sólo pasaréis momentos agradables con vuestros hijos, sino que este rato dejará huella en cada uno de los miembros de la familia.