ALIMENTACIÓN
La ablactación o introducción de la alimentación sólida

Cada bebé es diferente, pero por lo general a partir de los seis meses hay que comenzar a introducir nuevos alimentos en la dieta del niño aparte de la leche materna.

¿Cómo saber si está preparado?

Cuando el niño cumpla los siguientes requisitos:

– Puede sentarse con tu ayuda.

– Sostiene la cabeza erguida y puede girarla si está lleno y no quiere más.

– Puede comer de una cucharita y ha aprendido a tragar.

Generalmente, esto se da a los 6 meses.

Tu médico te ayudará a decidir cuándo empezar y qué ofrecerle para comer a través de un plan de alimentación, pero definitivamente no es recomendable darle sólidosantes de los cuatro meses, ya que la boca y sistema digestivo de la mayoría de los bebés no están lo suficientemente desarrollados para la comida sólida. Además, los bebés menores de tres meses son más propensos a manifestar reacciones alérgicas por algún alimento.

¿Cuál es el mejor momento del día para empezar?

Muchos pediatras sugieren la media mañana como el mejor momento para iniciar a tu bebé en la alimentación con comida sólida. Elige el momento del día en el que estés menos ocupada y una hora en la que tu bebé no tenga demasiada hambre, para que esté mejor predispuesto a intentar un nuevo modo de alimentación.

Puede ser una buena idea ofrecerle leche materna o el biberón antes de alimentarlo con comida sólida, así tu bebé tendrá la paciencia suficiente para intentar comer de una cuchara. Los primeros intentos sirven para que tu bebé aprenda una nueva habilidad. Es probable que al principio no reciba mayor nutrición, por lo que te aconsejamos terminar la comida con leche materna o fórmula, según la edad.

¿Puedo calentar la comida de mi bebé en el microondas?

Sí, pero ten cuidado y siempre sigue las instrucciones de la etiqueta. Debido al modo en que funciona el microondas, la comida puede estar muy caliente en ciertas partes del plato (o frasco) mientras que en otras partes puede estar fría. Por eso es muy importante revolver cuidadosamente la comida después de calentarla y verificar la temperatura de la misma antes de ofrecérsela.

Hay ciertos alimentos que pueden sobrecalentarse y salpicar, provocando quemaduras. Ten cuidado.

¿Puedo alimentar a mi bebé directamente del tarrito?

No. En lugar de esto, separa con una cuchara la porción que le vas a servir. Vuelve a cerrar el frasco y refrigera la porción no usada. ¿Por qué? Porque alimentarlo directamente del frasco incentiva la formación de bacterias. Además, las enzimas que se encuentran en la saliva del bebé pueden volver acuosa la comida.