SALUD Y BIENESTAR
¿Qué es la ictericia del recién nacido?

La ictericia del recién nacido es una enfermedad muy común en los primeros días de vida del bebé que surge cuando se acumula bilirrubina en la sangre, lo que hace que la piel se vuelva de un color amarillento muy característico.

Existen diversos tipos de ictericia según la causa que la provoque:

1- Ictericia fisiológica

Es la más común y aparece en recién nacidos a las 24 horas del parto y suele durar una semana. Se produce porque, durante el embarazo, el exceso de bilirrubina era eliminado por la placenta, pero una vez nace, debe eliminarla el hígado del bebé que, en algunos casos, puede todavía estar inmaduro y no cumplir correctamente esta función. Por eso, la bilirrubina se acumula en la sangre, lo que se puede apreciar temporalmente en los tejidos del cuerpo, especialmente en la piel y la conjuntiva, otorgándoles un color amarillento.

2- Ictericia por lactancia materna

Los bebés alimentados solo de leche materna pueden presentar una ictericia fisiológica más prolongada ya que en la leche materna existen unas sustancias que reducen la velocidad de la depuración de la bilirrubina, impidiendo que el metabolismo del organismo funcione adecuadamente. En estos casos la ictericia puede durar hasta 10 semanas, pero la tasa no suele ser muy elevada por lo que no es peligrosa ni necesita ningún tratamiento (y menos aún abandonar la lactancia materna).

3- Ictericia patológica

Es la más peligrosa de las tres. Aparece antes de las 24 horas de vida y puede durar más allá de los primeros 15 días de nacido. En este caso los niveles de bilirrubina en sangre son muy elevados y están ligados a otros trastornos o problemas como enfermedades hepáticas. Requiere tratamiento urgente ya que puede provocar consecuencias graves como kernícterus (daño cerebral).

¿Cómo se trata la ictericia?

En el caso de la ictericia fisiológica o la ictericia por lactancia materna lo habitual es recomendar que el bebé mame más a menudo para que el proceso digestivo ayude a eliminar la bilirrubina y colocar al pequeño a la luz del sol (nunca directa). Lo normal en ambos casos es que vaya despareciendo gradualmente con estos sencillos consejos y no haya que hacer nada más.

Pero si la ictericia es patológica o no desparece pasados 15 días, puede ser necesario recurrir a la fototerapia, que consiste en exponer al bebé desnudo a una lámpara que proyecta una luz especial que ayuda a liminar la bilirrubina por la orina.

Y si este procedimiento tampoco funciona, en los casos más graves, será necesario hacer una exasanguinotransfusión completa para cambiar la sangre del bebé por la de un donante, aunque esto es muy poco habitual.