CURIOSIDADES
La lactancia materna durante 2 meses reduce el riesgo de muerte súbita

Según un estudio publicado en la revista Pediatrics, dar el pecho durante al menos dos meses reduce a la mitad el riesgo de muerte súbita del lactante, uno de los problemas que más preocupa a los padres en los primeros meses de vida.

El Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) es la muerte repentina y sin causas aparentes de un menor de un año. Hasta hace unos años era un problema bastante común, pero diversos estudios e investigaciones han conseguido descubrir qué factores aumentan el riesgo de sufrir SMSL, lo que ha reducido considerablemente las muertes de menores por esta causa.

Entre los motivos que se barajan encontramos alteraciones en los centros del sistema nervioso que regulan la respiración y el funcionamiento del corazón, infecciones bacterianas o respiratorias, etc.

Y entre los factores que reducen las posibilidades de sufrir SMSL encontramos:

– Colocar al bebé a dormir boca arriba mientras no sea capaz de girarse solo.

– Dormir al bebé en un colchón firme.

– No tapar al bebé con mantas ni edredones ni colocar en su cuna almohadas o peluches antes de los 6 meses. La cabeza debe estar siempre descubierta.

– No fumar durante el embarazo ni cerca del bebé una vez nacido.

– Controlar la temperatura de la habitación de la noche para que no pase de 20º C y que el bebé no se sobrecaliente.

– Usar el chupete una vez establecida la lactancia materna (no antes de las 3 semanas).

– Dormir con el bebé al lado o practicar el colecho, pero siempre de forma segura.

Además, el estudio “Duration of Breastfeeding and Risk of SIDS: An Individual Participant Data Meta-analysis”, publicado en la revista Pediatrics en octubre de 2017, afirma que amamantar al bebé, aunque solo sea durante dos meses, reduce en un 50% el riesgo de sufrir síndrome de muerte súbita infantil.

La investigación analizó ocho estudios internacionales con datos de lactancia que examinaron más de 2.200 casos de SMSL, combinándolos con datos de niños que sí sobrevivieron. Así descubrieron que cualquier lactancia que dure entre dos y cuatro meses reduce el riesgo de SMSL en un 40%; de cuatro a seis meses aumenta el porcentaje hasta un 60%; y más de seis meses redujo el riesgo en un 64%. Dar el pecho menos de dos meses, sin embargo, no ofrecía una mayor protección.

Por lo tanto, ahora sabemos no solo que dar el pecho efectivamente ayuda reducir el riesgo, sino también cuánto tiempo hay que darle para que sea más efectivo. Asimismo, no hay diferencias entre la lactancia materna exclusiva o la lactancia mixta.