ALIMENTACIÓN
Lactancia mixta

La combinación entre leche materna y de fórmula puede suponer un método de lactancia indicado por motivos de conciliación laboral de la madre, o en casos en los que el bebé muestre dificultad para succionar o coger peso.

 

Se denomina lactancia mixta a aquella que combina leche materna y leche artificial o de fórmula. En ocasiones como ante la imposibilidad de la madre de dar las tomas al bebé, o deseo de combinar ambas opciones, o en casos en los que el bebé tiene dificultad para mamar o para coger peso, este método de lactancia mixta puede ser el más indicado.

 

Las formas de llevar a cabo este tipo de lactancia son dos. Por un lado, podemos alternar las tomas de leche materna y de leche de fórmula. Este método es muy práctico para madres que se hayan incorporado a la jornada laboral y tengan, por tanto, periodos en los que no les sea posible dar el pecho al bebé. Por otro lado, podemos suplementar tomas de leche materna con biberón. Este sistema es indicado para bebés que tienen dificultad para mamar o para coger peso.

 

Este tipo de lactancia supone una serie de ventajas como mayor independencia para la madre o permitir al padre participar del proceso de lactancia. Entre sus desventajas está el hecho de que significa al principio del fin de la lactancia materna, que se va reduciendo a medida que disminuyen las tomas, o que el bebé pase por un periodo de confusión ante las diferentes formas de succión que conlleva el pecho y el biberón.

 

La lactancia artificial no siempre cuaja en ambas partes. Ya sea porque el bebé no se acostumbra a mamar de dos sitios diferentes, o porque termina por mostrar predilección por el biberón frente al pecho…En cualquier caso, siempre se puede volver a una lactancia materna exclusiva después de haber probado este método de lactancia mixta.