SALUD Y BIENESTAR
Laringitis en niños

Una de las afecciones más comunes en niños pequeños es la irritación de la laringe que, aunque no es grave, puede ser bastante dolorosa.

La laringitis consiste en una inflamación o irritación de la laringe (cuerdas vocales), tráquea y bronquios. Normalmente es ocasionada por un virus aunque, en ciertas ocasiones, responde a causas bacterianas que revisten más gravedad o algún tipo de alergia. Se transmite a través de las secreciones respiratorias, estornudos y tos, así que si el pequeño está malito es mejor que no vaya a la guardería o al cole hasta que mejore porque podría contagiar al resto de compañeros.
 

Síntomas

Es una enfermedad que no implica gravedad pero sus síntomas son bastante molestos y cuando se da en niños pequeños puede provocar ciertos problemas respiratorios. En general, aparece durante la noche y los síntomas son fáciles de detectar: tos perruna, ronquera, una especie de silbido al respirar, fiebre que no superará los 39 ºC y, si los niños ya saben hablar, se quejarán de dolor de garganta.
 

Tratamiento

Al ser una dolencia provocada por un virus los antibióticos no servirán. El tratamiento consistirá en paliar los síntomas hasta que la enfermedad desaparezca por sí sola. Por la noche se intensifican las molestias así que una buena solución para aliviar las vías respiratorias es colocar un humidificador en la habitación del pequeño, también es importante que beba mucho líquido, procurar que el niño esté tranquilo y que no llore porque le irritará más la zona, podemos acostarle semi-incorporado para aliviar la tos y darle analgésicos (paracetamol) para bajar la fiebre y calmar las molestias.
 

La laringitis puede tratarse en casa pero en caso de que el pequeño esté pálido y con los labios azulados, tenga dificultades para respirar, no mejoren los síntomas, la fiebre esté muy alta, tenga vómitos o náuseas o esté más agitado de lo habitual hay que acudir al pediatra para que evalúe la situación y evite un posible agravamiento de la enfermedad.