CUIDADOS DEL PEQUE
Las ventajas del contacto piel con piel

Según demuestran varios estudios, el contacto directo con el bebé no sólo aporta un consuelo emocional y afectivo para el pequeño, sino que también tiene positivos efectos fisiológicos en la regulación de la temperatura o el llanto, entre otros.

 

Instituciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS) establecen que el contacto piel con piel con el bebé desde su nacimiento (especialmente en las horas posteriores al nacimiento) hasta sus meses de lactancia aporta un gran número de beneficios.

 

Se han demostrado efectos significativos del contacto temprano en las primeras 24 horas desde el nacimiento en una mejor continuación de la lactancia. Este contacto directo también ha mostrado positivos efectos en la regulación de la temperatura dentro de un rango neutral, la regulación del llanto del recién nacido, la capacidad de succión e incluso en los niveles de azúcar en sangre del pequeño.

 

Es también relevante la implicación que este contacto directo tiene en el fortalecimiento afectivo y emocional con el pequeño. Los pequeños tienen una gran necesidad de contacto con sus figuras paternas, fuente de seguridad y tranquilidad para ellos. A medida que van desarrollando su vista (inicialmente no ven muy bien), saben que sus padres están cerca por el contacto directo.

 

Otros beneficios demostrados del contacto piel con piel es la mejora de la estabilidad cardiorrespiratoria en recién nacidos prematuros, así como una mejor conducta del llanto y de la alimentación en bebés nacidos por cesárea.