CUIDADOS DEL PEQUE
Llanto permanente o irritabilidad

En líneas generales, los bebés de 0 a 6 meses lloran de 1 a 3 horas diarias, ya que desean comunicar que sienten hambre, sed, cansancio, incomodidad o soledad. También es normal que tenga un período de irritabilidad durante la noche. Sin embargo, el llanto excesivo y permanente puede ser síntoma de un trastorno que requiere tratamiento.

Cuando el bebé llora significa que necesita tu ayuda. El bebé llora solamente cuando necesita algo y sólo deja de llorar cuando esa necesidad ha sido satisfecha, o cuando esté demasiado cansado para seguir llorando. Los estudios demuestran que cuando se responde rápidamente al llanto del bebé, se logra que llore menos y por períodos más cortos. Posteriormente, estos bebés demostrarán más energía para aprender y para interactuar con otras personas.

A veces puede parecer que tu bebé nunca va a dejar de llorar y tu paciencia está por acabarse. Esta situación puede causar tensión y molestia, sin embargo, no debes enojarte con él, ya que no lo puede evitar. Si has tratado de apaciguarlo, comprobaste que todo está bien y no tiene ni hambre, ni frío, ni ninguna molestia, pero todavía sigue llorando, pídele a una amiga o un familiar que cuide al bebé por media hora o una hora. Todo el mundo necesita un descanso de vez en cuando. Si crees que el bebé está enfermo llama al médico.

Pero no te preocupes, tu instinto te advertirá cuando algo malo le suceda a tu bebé; notarás que algo extraño le pasa y que difiere de su comportamiento habitual. Lo más importante es que, ante cualquier duda en cuanto al estado de salud de tu bebé, siempre consultes al pediatra y no a otra persona. Lo importante es definir, cuándo y con qué urgencia debe ser atendido, dependiendo de los signos y síntomas que presente el bebé.