ALIMENTACIÓN
Los peligros del azúcar

El azúcar es una sustancia de origen natural con un alto poder edulcorante, pero sin valor nutricional: no tiene proteínas, vitaminas, fibra, ni minerales. En cambio, sí que tiene diversas contraindicaciones, sobre todo cuando es consumido en exceso, algo que es muy común.

 

La recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que el azúcar no suponga más del 10% de nuestras calorías diarias. Como regla general, en una dieta de 1.750 calorías, por ejemplo, no se deberían superar los 37 gramos diarios de azúcar.

 

¿Qué ocurre cuando los niños consumen demasiado azúcar? Por un lado, esto aumenta las probabilidades de sufrir diabetes tipo 2, hiperactividad o hipertensión. Además, el exceso de azúcar debilita el sistema inmune, aumentando la proclividad a caer enfermo y la gravedad y duración de los síntomas.

 

Con todo esto, los expertos y las organizaciones de salud coinciden en que los padres deben cuidar especialmente el nivel de azúcar que consumen sus hijos. Pero no te limites a darle menos azúcar en su forma física (cucharadas en el yogur o en la leche, por ejemplo). Casi más importante que esto es controlar los azúcares añadidos y observar la cantidad de azúcar de los alimentos antes de comprarlos.

 

De hecho, se estima que el 16% de las calorías que ingieren los niños y adolescentes diariamente viene de azúcares añadidos. Y es que son múltiples los productos que incluyen azúcar. Frente a esto, puedes observar el etiquetado de los productos para optar por aquellos que tengan menos, como en el caso de los cereales.

 

Además, opta por productos naturales cuando puedas. Los zumos envasados, por ejemplo, siempre tienen edulcorante; opta así por la versión natural exprimida en casa, sin azúcares y con más vitaminas y fibra. Además, limita los refrescos a ocasiones especiales y bebed agua o zumos naturales en el día a día.