ALIMENTACIÓN
¿Cómo mejorar la calidad de la leche materna?

La leche materna es el mejor alimento que se puede dar a un bebé en sus primeros meses de vida ya que contiene todos los nutrientes que necesita, además de inmunoglobulinas, hormonas de crecimiento, etc. Y, aunque la leche materna siempre es la mejor opción, podemos hacer que sea aún más saludable y completa si seguimos una dieta sana ya que, al fin y al cabo, la leche se forma a partir de los alimentos que nosotras consumimos.

Para que nuestra leche sea de la mejor calidad posible es importante que sigas estos consejos alimenticios durante la lactancia materna:

1- Beber unos 2,5 litros de agua al día. Es fundamental estar bien hidratada ya que la leche contiene hasta un 85% de agua.

2- Incluir alimentos ricos en zinc (cereales, frutos secos, legumbres), mineral que puede sufrir carencias en la lactancia. También debes tomar alimentos con yodo como la sal yodada o los pescados y selenio, presente en carnes y pescados.

3- Debes asegurar el consumo de alimentos con vitaminas liposubles, aquellas que se almacenan en los tejidos grasos, como vitamina A (presente en productos de origen animal como la leche, la yema de huevo, o las verduras de colores); y vitamina E (presente en aceites vegetales, aguacate, frutos secos, legumbres y pescados).

4- En cuanto a las vitaminas hidrosolubles, las que se eliminan por la orina y no se almacenan en el organismo, debes asegurarte el consumo de alimentos ricos en vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B9) y vitamina C, presentes en alimentos tanto de origen vegetal como animal: pescados, huevos, lácteos, frutas, verduras, frutos secos.

5- Diversos estudios han demostrado que algunos alimentos favorecen la cantidad y calidad de la leche materna, como el aceite de coco (con gran cantidad de nutrientes y grasas saludables); las nueces y el aguacate (con ácidos omega 3 y 6 que favorecen el desarrollo neurológico); o laavena (rica también en ácidos omega 3 y linoleicos, “grasas buenas”).

6- Es importante también que evites las comidas muy grasas, el alcohol ya que pasa a la leche, el tabaco o las bebidas excitantes. No se debe consumir más de tres tazas de café al día para evitar irritabilidad y falta de sueño en el bebé.

7- Un mineral fundamental en la lactancia es el hierro para evitar la anemia ferropénica. Además de consumir alimentos con hierro, como las carnes rojas, puede ser necesario en algunos casos tomar suplementos.

8- Si al comer alimentos flatulentos como la coliflor o las coles notas que tu bebé sufre gases, deja de consumirlos mientras estés dando el pecho, pero haz primero la prueba ya que no todos los bebés sufren este problema. También hay alimentos que cambian el sabor de la leche como el ajo, las cebollas o los espárragos, pero esto no tiene por qué molestar al bebé e incluso puede ser beneficioso al acostumbrarle a diferentes sabores.