APRENDE A INTERPRETARLOS
Mi bebé se chupa el dedo

El succionar proporciona a los niños una sensación de bienestar y tranquilidad, lo que da lugar al hábito de chuparse el dedo mucho antes de que puedan abrazar un peluche o acariciar la orilla de una manta.

Aunque desde la perspectiva adulta es difícil comprender dicho acto, éste cumple una función importante en la niñez temprana.

Frecuentemente, los niños buscan un objeto (que puede ser su mismo dedo), que sirva como extensión a la relación más intima que conocen, que es la relación con mamá. Entender los beneficios que esto le proporciona te ayudará a manejar la situación de mejor manera. Lo importante es entender que dicho acto le da seguridad y le permite tranquilizarse por sí mismo.

A estos objetos se les conoce como “objetos de transición” porque ayudan al niño a dar el paso entre la seguridad que le proporciona la cercanía de mamá y el mundo exterior y el dedo suele ser el primero.