PAPÁS DE HOY
¿Por qué nacen tantos bebés prematuros actualmente?

Según el último informe de Euro-Peristat, más de 500.000 bebés nacen al año de forma prematura, 15 millones a nivel mundial. De estos, 31.000 lo hacen en España, lo que supone que 1 de cada 13 nacimientos prematuros en Europa se producen en España, una cifra considerablemente alta que ha aumentado en los últimos años. ¿A qué se debe este incremento?

Los bebés prematuros son todos aquellos nacidos antes de la semana 37 de embarazo. Según la edad gestacional se dividen en varios grupos:

Moderadamente prematuro: nacidos entre la semana 35 y la 37, con un peso entre los 2.000 y los 3.000 gramos.

Muy prematuro: entre la semana 30 y la 34, con un peso entre los 1.000 y los 2.500 gramos.

Prematuro extremo: entre las 26 y las 29 semanas, con un peso entre los 750 y los 1.200 gramos.

Microprematuro: nacidos antes de la semana 26 y con un peso menor de 750 gramos.

La tasa de supervivencia y las consecuencias de la prematuridad dependen de la edad gestacional y del peso al nacer. Así, los bebés moderadamente prematuros, generalmente, no tienen que pasar por cuidados especiales ni presentan efectos negativos. Sin embargo, la tasa de supervivencia de los bebés microprematuros están en torno al 60% y muchos de ellos sufrirán secuelas toda su vida.

Por eso, es importante saber por qué los bebés prematuros han aumentado en torno a un 10% en los últimos años para intentar evitar que este tipo de partos se produzcan.

En general, se piensa que las principales causas de este problema son:

– Retraso de la edad de la maternidad

– Aumento de las técnicas de reproducción asistida y de las tasas de embarazos múltiples

– Estrés laboral

Los últimos avances médicos y la instauración del Método Canguro en todos los centros de cuidado de bebés prematuros han hecho que mejoren las tasas de supervivencia en los países desarrollados y que disminuyan las complicaciones asociadas a los partos prematuros (problemas respiratorios, enfermedades crónicas, déficits sensoriales, de desarrollo…). Permitir el contacto piel con piel con los padres desde el momento que se pueda ayuda a estos pequeños supervivientes a salir adelante, aportándolos grandes beneficios físicos y emocionales.

Y, para evitar que la tasa de prematuros siga aumentando, hay que vigilar especialmente a todas las mamás que desarrollen ciertos problemas en la gestación que aumentan las posibilidades de sufrir un parto prematuro, como padecer ciertas enfermedades (infecciones urinarias, enfermedades renales, diabetes, anemias severas, preeclampsia), sufrir mucho estrés, fumar o consumir alcohol, etc. Y, ante los primeros síntomas de parto prematuro, acudir a urgencias para intentar frenarlo o retrasarlo lo más posible ya que cada día dentro del útero supone un gran avance para el bebé.