PAPÁS DE HOY
Navidad con padres separados

¿Son las primeras Navidades de tus hijos desde que os separasteis? ¿Te preocupa cómo pueda afectar este hecho a las fiestas? Con unos sencillos consejos, tus hijos podrán disfrutar tanto como otros años, aunque las cosas ya no sean iguales.

Lamentablemente, el amor no dura siempre y son muchas las parejas con hijos que se divorcian o se separan, lo que significa que ya no viven juntos, pero siguen teniendo a sus hijos en común. Lo más importante tras un divorcio es velar siempre por el bienestar de los hijos, ya que ellos son los grandes afectados. Por eso, si esta es vuestra primera Navidad tras el divorcio o la separación, es importante que hagas un esfuerzo, junto con tu expareja, para que los niños disfruten lo más posible de esta época tan maravillosa para ellos.

1- Reparte las fiestas y celebraciones con tu expareja de tal forma que los niños puedan disfrutar de todo con los dos y noten lo menos posible la ausencia del otro progenitor. Nunca les hagáis elegir a ellos con quién pasar estas fechas. Si es posible y os lleváis bien, incluso podéis hacer alguna celebración o actividad juntos, como ir a ver las luces de la ciudad o los belenes. Eso sí, siempre dejando claro al niño que eso no significa que vais a volver, sino que seguís siendo una familia. Si os parece que puede confundir al niño porque ha pasado poco tiempo, mejor todo separados.

2- Mantened las tradiciones de otros años: poner el árbol tal día, abrir los regalos a tal hora, ir a ciertos sitios y espectáculos navideños… intenta que los cambios sean los menos posibles. Si alguna de estas tradiciones estaba ligada a una de las dos familias, procura que se mantenga (por ejemplo, abrir los regalos de Papá Noel en casa de la abuela paterna).

3- Nunca hables mal de tu expareja ni de su familia delante de los niños. Es importante fomentar las buenas relaciones con sus otros abuelos, tíos y primos para que el niño siga disfrutando de ambas familias.

4- Normaliza la situación y evita los comentarios tipo “Pobrecito, lo va a pasar fatal este año porque es el primero tras el divorcio”. Si le hacéis creer que tiene que estar triste, lo estará. Recuerda que los que hacemos tristes o alegres las Navidades somos los padres.

5- Procura estar feliz, aunque lo estés pasando todavía mal. Es posible que el divorcio sea muy reciente o haya sido muy duro, pero, aun así, debes procurar estar alegre y disfrutar de estas fiestas por tus hijos.

6- No intentes sustituir a su progenitor ausente con regalos. Un mayor número de regalos no le hará más feliz, así que cómprale los regalos habituales. Es mejor que las cosas sean más o menos como antes.

7- Hazle ver las cosas buenas de esta situación, como tener dos casas, pasar tiempo con cada uno de sus padres, etc.