SALUD Y BIENESTAR
¿Para qué sirven las vacunas?

La vacunación ha significado una de las principales estrategias de salud pública, lo cual ha llevado a una disminución muy importante en la mortalidad infantil.

 

Por ello, es de vital importancia que acudas con tu médico o a un centro de salud para que te den una cartilla de vacunación y te orienten al respecto. De esta forma tú ya sabrás qué vacuna toca a qué edad y podrás llevar a tu hijo a que se las apliquen correctamente, aunque si vas regularmente a las revisiones del pediatra él mismo te lo recordará. Recuerda que la prevención es la nunca herramienta que permite que tus hijos se mantengan sanos.

 

 

 

 

La Asociación Española de Pediatría recomienda que los bebés reciban las siguientes vacunas:

·         Hepatitis B (HB)

·         Difteria, tétanos y tos ferina (DTPa)

·         Haemophilus influenzae Tipo b (Hib)

·         Poliomielitis (VPI)

·         Meningococo (MC)

·         Triple vírica: Sarampión, paperas, rubéola

·         Varicela (Var)

·         Neumococo (Prevenar 13)

Las enfermedades por los cuales estas vacunas ayudan a proteger a tu bebé son muy serias. Los bebés pueden caer muy enfermos y hasta morir si desarrollan las enfermedades que las vacunas pueden prevenir. Sigue las recomendaciones del médico de tu bebé sobre cuándo deben administrarse cada una.

Efectos secundarios de las vacunas

Como todos sabemos, las vacunas son el medio ideal par prevenir enfermedades. Aun cuando en algunas existen ciertos efectos secundarios, los beneficios sobrepasan los riesgos. Una vez vacunados, los niños son protegidos de enfermedades serias.

La mayoría de los efectos secundarios son muy leves. Algunas vacunas pueden causar una fiebre moderada, un salpullido o dolor en el lugar de la inyección. En casos raros, un niño pude tener una reacción alérgica a la vacuna. Si notas que tiene dificultad al respirar, respiración sibilante, mareo, desmayo, urticaria, latidos cardíacos irregulares y debilidad llama al médico de inmediato.